La libertad afecta a todos

9.gif

   Es lamentable que haya gente dispuesta a adulterar el objetivo de las leyes para lograr objetivos que no hacen al caso. Más lamentable es, todavía, que esos objetivos pretendan la eliminación de libertades elementales de los demás. Pero lo más lamentable sería que el gobierno de una nación libre y democrática diese cobertura a esas voces. Confío en que la prudencia de nuestros responsables impida que esto ocurra con la anunciada Ley contra la violencia sobre las mujeres, cuyo anteproyecto ha sido recientemente presentado al Consejo Escolar del Estado por incluir determinadas innovaciones en terreno educativo.

   En concreto, determinados grupos sindicalistas y otros, autoetiquetados de «progresistas», pretenden aprovechar la susodicha ley para eliminar cualquier tipo de subvención pública a aquellas escuelas concertadas que no practiquen la coeducación. ¿Argumentos? Ninguno, a no ser el de sembrar la sospecha de que esas escuelas contribuyen a generar o a propagar la violencia doméstica. Cosa realmente sorprendente justo ahora, cuando tantos países vienen denunciando prácticas violentas, especialmente contra las mujeres, en los centros coeducacionales. O sea: más que argumentos, la descalificación, el insulto, la presunción de delito, la opresión por vía económica de quienes defienden postulados pedagógicos contrarios a los propios, la eliminación de libertades a la hora de educar a los hijos, el uso de la prepotencia. Son los mismos que a la vez hablan de «consenso» y de «pacto escolar».

   Nadie podrá demostrar hoy por hoy que la coeducación como método de organización pedagógica dignifica siempre a la mujer y que la educación diferenciada, por el contrario, la discrimina negativamente. De esto se puede hablar, si se quiere, hasta el infinito, discutiendo razones en pro y en contra. Pero ahora no toca. Lo que ahora está urdiéndose es una ruda maniobra, con objetivos bien distintos a los que se expresan. Si empezamos así, el disentimiento y la refriega en materia escolar pueden darse por servidos. Ningún padre o madre que pretenda educar en libertad ni ningún centro de iniciativa social deberían hacer la vista gorda con la excusa de que a ellos esto no les afecta. Y tanto que les afecta.
22 de junio de 2004
   JOSÉ LUIS GARCÍA GARRIDO www.abc.es

Otros temas relacionados:
La visión universalista de la ley natural 
Aprendizaje emocional 
Otros artículos sobre la EDUCACIÓN DIFERENCIADA 
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: