El Vaticano alerta sobre la confusión de los sexos causada por el feminismo extremo

4.gif

   Ratzinger dice que la rivalidad entre sexos causa «una confusión que resulta nefasta en la estructura de la familia» y reconoce la superioridad espiritual de la mujer .


   JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL/. ROMA.
   El Vaticano salió ayer en defensa de la dignidad de la mujer advirtiendo que dos posturas extremas en los movimientos feministas -la guerra de sexos y la uniformización-, resultan contraproducentes para la mujer y para la sociedad. La carta del cardenal Joseph Ratzinger a los obispos revaloriza la feminidad y reitera la superioridad de la mujer sobre el hombre en los aspectos más profundamente humanos y espirituales.
   El documento desafía a las autoridades a «combatir cualquier injusta discriminación sexual» y a establecer políticas laborales que no obliguen a la mujer «a elegir entre la alternativa de perjudicar su vida familiar o de padecer una situación habitual de tensión que no facilita ni el equilibrio personal ni la armonía familiar». Los problemas van desde la rigidez de las empresas a la mediocridad de maridos que esquivan el peso material y psicológico del hogar.

   Aunque ha sido escrita por el cardenal Ratzinger a título personal y no como instrucción de la Congregación de la Doctrina de la Fe, la carta refleja las enseñanzas de un Papa que aplaude la contribución de las mujeres profesionales «a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad».

   Defensa de la mujer

   En su «Carta a las Mujeres» de 1995, emblemática de su Pontificado, Juan Pablo II elogiaba a todos aquellos movimientos «que han defendido la condición femenina mediante la conquista de derechos sociales, económicos y políticos fundamentales, y han tomado esa valiente iniciativa en tiempos en que ese compromiso se consideraba como un acto de trasgresión, una falta de feminidad, una manifestación de exhibicionismo, y tal vez un pecado». En esa carta, el Pontífice denunciaba que «la opción del aborto, que es siempre un pecado grave, antes de ser una responsabilidad de las mujeres, es un crimen imputable al hombre y a la complicidad del ambiente que lo rodea».

   Los extremismos causan daños, y Ratzinger advierte que, ante la objetiva discriminación, plantear una «rivalidad entre sexos» en continuo conflicto «provoca una confusión deletérea, que resulta nefasta en la estructura de la familia». El extremo opuesto, hoy más en boga en Occidente, intentar superar la discriminación «minimizando la diferencia corpórea, llamada sexo, mientras se subraya la dimensión estrictamente cultural llamada género». Esa vía hacia la igualdad provoca, según Ratzinger, la confusión de sexos y de papeles, «la equiparación de la homosexualidad a la heterosexualidad y un modelo nuevo de sexualidad polimorfa» en que se ponen de moda cambios y experimentos que suelen agravar la insatisfacción.

   El progreso social consiste en reconocer la superioridad de la mujer «en su capacidad de acogida del otro, en la profunda intuición de que lo mejor de su vida esta hecho de actividades orientadas al despertar del otro, a su crecimiento y a su protección». La mujer «adquiere muy pronto madurez», y desarrolla «un sentido y un respeto por lo concreto, frente a las abstracciones, a menudo letales para los individuos y la sociedad».

   Conciliar la vida laboral y familiar

   Ratzinger subraya la complementariedad de los sexos y el deber de hacer compatible para las mujeres la vida familiar y profesional «con acceso a puestos de responsabilidad que les permitan inspirar la vida de las naciones y proponer soluciones innovadoras para los problemas económicos y sociales».

   Lamentablemente, el Vaticano hizo pública la carta el último día de julio, cuando la mayor parte de los «vaticanistas» se encontraban ya de vacaciones, por lo que varias agencias confundieron un artículo del «Corriere della Sera» del viernes, que citaba documentos anteriores, como un adelanto del texto de la carta del cardenal Ratzinger cuando no había ni una línea para no «quemar» su publicación el sábado. La agencia gala de noticias AFP cometió ayer un error más grave al presentar reiteradamente como «carta de Juan Pablo II» el texto escrito por el cardenal.

   ABC, 1-VIII-2004

   No equiparar homosexualidad y heterosexualidad

   La Iglesia católica respeta a las personas homosexuales y se opone a cualquier burla, desprecio o discriminación, pero también lamenta el desprecio de los heterosexuales en que a veces caen por extremismo algunos colectivos gay, o la cultura de la promiscuidad, ya sea hétero u homosexual.

   Ratzinger advierte que sustituir el concepto biológico de «sexo» por el concepto cultural de «género», formado según roles sociales o decisiones propias «pretendía favorecer perspectivas igualitarias de la mujer», pero ese intento de «liberación del determinismo biológico» ha llevado «a cuestionar la familia natural bi-parental, compuesta de padre y madre, a la equiparación de la homosexualidad a la heterosexualidad y a un modelo nuevo de sexualidad polimorfa».

   La Iglesia propone la «colaboración activa entre hombre y mujer, precisamente en el reconocimiento de su diferencia».
   ABC, 1-VIII-2004

Otros temas relacionados:
Defendiendo la familia 
Matrimonio en vez de vivir juntos 
Otros artículos sobre la EDUCACIÓN SEXUAL 

Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to El Vaticano alerta sobre la confusión de los sexos causada por el feminismo extremo

  1. DiegoJu dice:

    Que se diga que se respetan las opciones sexuales distintas a la heteronormativa, que están en contra de amenazas, insultos, etc. pero que no se reconozca la homosexualialidad como legítima, o que se la diferencia negativamente de la heterosexualidad NO es respeto. El respeto va más allá de la tolerancia, y todas estas cuestiones desargumentadas y faltas de sentido común lo único que buscan es desvirtuar y deslegitimar el trabajo político de los movimientos feministas y lgbt, para preservar los cimientos religiosos del catolicismo: el machismo y la imposición de la heterosexualidad como única opción correcta y deseable. Eso que dice el señor Ratzinger no es respeto en absoluto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: