Experiencia: Música y juego, una forma de aprender

8.gif

   Un colectivo de profesoras aragonesas han elaborado y puesto en práctica en sus respectivas aulas una serie juegos didácticos y materiales lúdicos de apoyo en el área de Educación Musical, con la finalidad de ayudar a profesores y alumnos de Primaria a lograr un tipo de enseñanza más motivador y participativo.     Maestras de varios colegios públicos de Aragón diseñan diversos materiales en el área de Educación Musical   Para esta experiencia se ha elaborado un tipo de material dinámico y lúdico, con el fin de captar la participación del alumnado.     El análisis y autovaloración de nuestra experiencia como docentes en el área de la Educación Musical nos ofrecía una conclusión común a las cuatro componentes del grupo de trabajo: la necesidad de un material de apoyo para la impartición de nuestra área, pero éste no debía ser un material que determinara la metodología y organización docente como nos pasa con los libros de texto que nos ofertan las diversas editoriales. Las fichas elaboradas por nosotras nos ayudaban en parte, pero no nos era suficiente, teníamos claro que lo que necesitábamos era un material que al mismo tiempo cumpliera una doble función: la de ayudarnos a los docentes y ayudar a nuestros alumnos en la adquisición de determinados objetivos del currículo oficial del área de Educación Musical y los concretados en nuestros Proyectos Curriculares, y que fuera además un material lúdico, atractivo y sugerente para nuestros alumnos.   Así pues, surge la idea de formación de este grupo de trabajo, formado por las cuatro compañeras, con la finalidad de confeccionar este material didáctico de apoyo a la Educación Musical. Posteriormente, el material elaborado ha sido puesto en práctica en nuestras aulas y evaluado y, poco después, también se le ha dado un soporte y diseño informático.

   Juegos

   Los tradicionales juegos de mesa siempre han sido valorados muy positivamente, al menos por el colectivo docente que formamos el grupo de trabajo, no sólo por su carácter lúdico, sino también por todas sus favorables aportaciones al desarrollo intelectual y social de los niños. Decidimos recuperar estos juegos y darles una aplicación didáctica para el área de la Educación Musical.

    El bombardeo que sufren nuestro alumnado de medios audiovisuales fomenta lo que nosotras llamamos una “actitud pasiva” hacia la diversión. La agresividad y el entretenimiento individual ganan terreno a la solidaridad, a la cooperación, al trabajo y entretenimiento en grupo. Como docentes no debemos dejar de lado nuestra función tutorial con los escolares. Dentro también de los temas transversales a nuestra educación se encuentra este último aspecto que destacamos: “el enseñar a convivir”, aspecto que pudimos trabajar en parte con el tipo de materiales que íbamos a diseñar.

   Nuestra particular visión de la música dentro de la escuela nos hacía precisar de un material que se ajustara a las necesidades concretas de nuestro alumnado, que respondiera a sus intereses y que al mismo tiempo nos sirviera de apoyo a las actividades y tareas que proponíamos a nuestros alumnos ajustándonos a nuestros respectivos Proyectos Curriculares. El diseño de este tipo de material nos permitía ambas cosas.

   Contenidos

   Por consiguiente, el objetivo fundamental de nuestro proyecto consistía en realizar un material que resultase atractivo tanto para el alumno como para el profesor, que fuese dinámico, eficaz, motivador y, sobre todo, que respondiese a las características concretas de nuestro alumnado y a su diversidad.

   En primer lugar, seleccionamos qué contenidos del área de la Educación Musical pretendíamos reforzar con nuestro trabajo, fundamentalmente contenidos referidos al lenguaje musical y a aquellos que considerábamos oportunos fueran adquiridos por nuestros alumnos. Luego seleccionamos aquellos juegos de mesa que nos iban a servir de soporte para nuestro objetivo: parchís, oca, monopoly y baraja.

   Después llegó el momento de rediseñar estos juegos tradicionales y convertirlos en juegos de contenidos musicales (juegos musicales). Para ello concretamos más aún los aspectos y contenidos de los diferentes ciclos de Primaria que deberían aparecer en los juegos: lenguaje musical, familias de instrumentos, compositores y obras, estructuras rítmicas, dictados musicales y audiciones.

   En un principio, el diseño y “confección” de nuestros juegos fue totalmente “manual y artesanal”, intentando entre otras cosas, que éstos fueran asequibles a nuestro presupuesto, es decir, económicos y que los pudiéramos realizar con los medios que teníamos a nuestro alcance: cartulinas, tijeras, pegamento, rotuladores… Así pasábamos una buena cantidad de horas recortando, pegando, buscando imágenes, etcétera.

   Diseño Informático

   Posteriormente vimos la necesidad de abandonar este tan peculiar sistema de trabajo, tanto por la calidad resultante como por lo costoso en tiempo y esfuerzo. Así pues, decidimos darle un diseño informático a los materiales ya elaborados y realizar otros nuevos ya con soporte informático. La calidad y la cantidad de nuestras producciones, lógica y evidentemente, aumentó de forma significativa.

   Considerábamos que como profesoras de Primaria debíamos conocer y utilizar todas las posibilidades que nos ofrecían los medios tecnológicos que teníamos a nuestro alcance para mejorar, ya no sólo nuestros materiales, sino también, nuestra metodología de la educación musical, conscientes de las innumerables posibilidades que éstos medios pueden aportar al desarrollo de nuestra labor educativa.

   Carácter abierto

   En las líneas siguientes intentaremos hacer una breve descripción de algunos de nuestros materiales. Todos ellos tienen un carácter abierto para que cada docente de educación musical los pueda adaptar a las características de sus alumnos y sus centros en particular, así como a los diferentes niveles educativos. Todo ello facilitado por el soporte informático actual de nuestros juegos

   Familia de instrumentos: como el mismo nombre indica, se trata de un juego pensado para que los niños vayan conociendo diferentes instrumentos musicales y sepan a qué familia pertenecen. Consta de 39 cartas que representan instrumentos de 3/6 familias (cuerda, viento, percusión madera, percusión metal, percusión parche e instrumentos folklóricos de cada región). Cada familia consta de 6 componentes, también hay 2 comodines y una carta negativa. El juego está dirigido a niños a partir de 6 años.

   La clave: este juego está diseñado siguiendo la estructura de la oca. En las diferentes casillas hemos representado conceptos básicos del lenguaje musical (calderón, silencio, signos de repetición, Da Capo, clave de sol…), ilustraciones de tema musical, instrumentos y músicos. El juego se pensó para niños a partir de los 7 años.

   Baraja Melody-compo: con esta baraja, los niños van familiarizándose con los rostros y nombres de los diferentes compositores al mismo tiempo que los van asociando a sus obras más conocidas y representativas. Se puede utilizar la baraja de dos formas: como baraja de parejas o como el juego del memory.

   Musicalia: destinado para los niños de tercer ciclo de Primaria. Con él, los escolares repasan y ponen en práctica muchos de los conocimientos y habilidades musicales adquiridos a lo largo de toda la etapa de educación Primaria: nombres de instrumentos y de compositores, reproducción y representación de estructuras rítmicas o canciones, tipos de música, obras. etcétera. A lo largo del juego los alumnos deben superar una serie de pruebas. Se puede jugar individualmente o por equipos.

   Conclusiones

   Tras un trabajo de 4 años en nuestro proyecto y algunos más años de experiencia como docentes de la educación musical con muchos y muy diferentes grupos de alumnos y en muy diferentes ambientes, creemos haber conseguido el objetivo principal de nuestro proyecto: realizar un material atractivo. Y en efecto, resulta muy atractivo para nuestros alumnos, los cuales quedan sorprendidos al encontrarse un material de estas características en el aula ordinaria.

   Un material será eficaz siempre y cuando sea utilizado como un material de apoyo y complementario a las actividades que se realizan en el aula para alcanzar los objetivos de las diferentes programaciones. Este material no debe sustituir ni sustituye el trabajo fundamental del docente, y tampoco debe ser utilizado de forma aislada, sino siempre de forma coordinada y conectada con los contenidos programados y que se estén trabajando en ese momento en el aula.

   Un material será motivador teniendo en cuenta que la adquisición de determinados contenidos del lenguaje musical es una de las partes más áridas de nuestra área, y al ver a los niños usar nuestros materiales creemos que sí lo es.

   Asimismo, un material será dinámico cuando implica la participación constante y activa de todos los alumnos en todos los juegos y materiales, así como se precisa de un control, participación, apoyo y seguimiento constante por parte del docente.

   Estos materiales no precisan ser exclusivos del área o del aula de educación musical, sino que pueden ser prestados a las diferentes aulas o grupos de alumnos donde los niños pueden jugar con ellos en diferentes ocasiones.

   María Vicenta Lázaro, Encarna Nicolau, Charo Pardos y Mª Angeles Osed (maestras de diversos colegios públicos de Aragón)

Con la autorización de: http://comunidad-escolar.pntic.mec.es

Otros temas relacionados:
La música ayuda a nuestros hijos 
Aprender cantando 
Otros artículos sobre EXPERIENCIAS 
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: