Aprender a convivir

8.gif

Nos enseñaron los filósofos que el hombre es sociable por naturaleza. Pero en el mundo actual, con sus prisas y su exceso de información, no siempre es fácil lograr una vida social aceptable.    Podríamos distinguir cuatro formas de relacionarnos con los demás:    A) La coexistencia es vivir al lado de otros sin relaciones personales. Es estar solo en medio de una multitud de gente, con los que no se establece ninguna comunicación.

    B) El individualismo o la tendencia a separarse de los demás. Quizás por experiencias negativas en sus relaciones sociales, el hombre se mete en “sus cosas” y se fabrica su propio mundo en una campana de cristal. Ordinariamente le falta información de lo que pasa a su alrededor y no se beneficia de los estímulos de los demás.

C) El conflicto con los demás, cuando las distintas formas de pensar de los otros no se asimilan y son motivo de separación, lucha y conflicto.

    D) La convivencia o vivir con armonía con los otros se da cuando se tiene vida en común y se comparten experiencias, vivencia y sentimientos. El hombre trata de convivir en la familia, en el trabajo, con los amigos, con los vecinos, etc.

Para mejorar la convivencia es aconsejable desarrollar las actitudes de comprensión (ponernos en el lugar del otro), aceptación (acogerlos como son, con sus virtudes y defectos) y tolerancia (aceptando que los otros tengan planteamientos diferentes a los nuestros, es decir, aceptar a la persona aunque no se compartan sus ideas).

    Mantener la convivencia siempre supone esfuerzo y siempre podemos aprender a mejorarla. Decía el filósofo Natorp que “el hombre sólo se hace hombre mediante la comunidad humana”.

    La sociabilidad forma parte de la educación de los chicos. Además de satisfacer la necesidad de comunicación, los niños abiertos tienen una serie de ventajas en los estudios: 

    * Cuando se trabaja en equipo se aprende más porque se participa de las respuestas y razonamientos de los otros. “El hombre no llega nunca a la verdadera cultura personal sin haber cooperado a la cultura de los demás; el hombre culto tiene siempre algo de formador”. (Willmann).

    * Se mejora la motivación ya que no se estudia por la presión de los profesores o los padres, sino porque es una actividad normal del grupo de amigos.

    * En los debates o discusiones con los compañeros, se aprende a fundamentar mejor los propios razonamientos y a ser más objetivo en los juicios.

    El aprender a convivir es una tarea diaria y contribuye en el perfeccionamiento de la vida humana.

    Arturo Ramo García
Otros temas relacionados:
Hijos felices, ¿cómo lograrlo? 
Los móviles de la voluntad 
Otros artículos sobre los VALORES 
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 3º P, Nueva ortografía 4º P, Técnicas de estudio y Cuatro operaciones.
Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to Aprender a convivir

  1. […] Aprender a convivir El aprender a convivir es una tarea diaria y contribuye al perfeccionamiento de la vida humana.   […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: