La vocación del cristiano

1.gif

   Cuando va a tratar de los sacramentos, el Catecismo de lglesia Católica aborda el estudio de la doctrina cristiana con este bello título: “La vida en Cristo”. Es la explicación del Símbolo de la fe (primera parte) se da razón de los dones de Dios al hombre por la creación, y más aún, por la redención, regalo de Dios al hombre. El desarrollo de la enseñanza acerca de los sacramentos (segunda parte) muestra cómo en la celebración del misterio de Cristo se nos da la gracia, se nos hace partícipes de la naturaleza divina e hijos de Dios por el bautismo; con el bautismo empieza una nueva vida, la vida en Cristo. Pero esta vida en Cristo requiere el cumplimiento de los mandamientos (tercera parte), que es coherencia con la fe y con la vocación, a la que invita San León Magno:    “Reconoce, cristiano, tu dignidad, y una vez que has hecho partícipe de la naturaleza divina, no quieras volver a u antigua miseria con una conducta degenerada. No olvides de qué Cabeza y de qué Cuerpo eres miembro. Acuérdate de que, arrancado del poder de las tinieblas, has sido trasladado al esplendoroso Reino de Dios” (Sermón 21).   1. Cristo revela quién es el hombre   Dice el Concilio Vaticano II que “Cristo manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación” (Gaudium et spes, 22). Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre -hombre perfecto-, enviado por Dios Padre para salvarnos y darnos ejemplo, es como el espejo en el que el hombre puede saber quién es y a qué vocación ha sido llamado por Dios.   2. Sentido de la vida y vocación del hombre

   El hombre ha sido creado por Dios, y es la única criatura de la tierra a la que Dios ha amado por si misma. Dotada de alma espiritual -con entendimiento y voluntad-, la persona humana está desde su concepción ordenada a Dios y destinada a la eterna bienaventuranza. El hombre consigue su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien. En consecuencia, hemos sido creados por Dios, y el sentido de la vida está en caminar hacia Dios para vivir eternamente con Él: ésta es la vocación del hombre.

   3. Vivir de acuerdo con la vocación

   El hombre debe vivir de acuerdo con la vocación a la que ha sido llamado por Dios; debe seguir la ley moral que Dios mismo ha puesto en lo más íntimo de cada persona y que le intima: “Haz el bien y evita el mal”. Todos deben seguir esta ley que resuena en la conciencia, porque es ley universal e inmutable. El cristiano conoce el camino para alcanzar la eterna bienaventuranza: cumplir los mandamientos.

   4. La libertad del hombre

   Pero el hombre es libre; y siendo nuestra libertad débil, puede obedecer -y también desobedecer- la voz de Dios que le ha dado la libertad para que sea libre de verdad, sin coacción alguna, porque quiere que se decida por Dios. La libertad es la raíz del acto humano, y por eso el hombre es responsable de las decisiones que voluntariamente adopta. A veces, la responsabilidad de una acción puede quedar disminuida -incluso anulada- por la ignorancia, la violencia, el temor y otros factores psíquicos y sociales.

   Debido al pecado original, el hombre conserva el deseo del bien pero la naturaleza humana está sujeta al error e inclinada al mal en el ejercicio de su libertad. Por eso hay que amar la libertad y defenderla, pero también hay que educarla para que sea “la libertad que Cristo nos ganó” (Gálatas 5,1).

   5. La vocación del hombre

   Con su muerte en la cruz Cristo ha librado a la humanidad del demonio y del pecado, mereciendo para todos la vida nueva en el Espíritu Santo; con su gracia ha restaurado lo que el pecado había roto. Y esta senda que Cristo ha trazado es la que debe seguir todo el que quiere ir en pos de Él, para unirse con Él, para identificarse con Él. No hay otro camino. En esa unión con Cristo se alcanza la perfección de la caridad, la santidad a la que todos los hombres están llamados, como enseña el Concilio Vaticano II: “Todos… son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad”. La vida en Cristo alcanza su plenitud definitiva en la gloria del cielo.

   6. La vocación del hombre a la felicidad

   Además de santos, Dios nos quiere felices, aun contando con que -mientras peregrinamos- hemos de sostener la cruz, que es condición de la existencia cristiana. La felicidad en la tierra siempre encierra el agridulce del que está de paso. Esa paradoja queda bien expresada en las bienaventuranzas, donde Jesús enseña cuáles son los verdaderos bienes. Somos herederos del Reino de Dios, y nuestra verdadera y plena felicidad se realizará en la visión de Dios, en el descanso con Dios.

   La vida eterna es un don gratuito de Dios, tan sobrenatural como la gracia que conduce a ella.

    7. Cristo, principio y meta de toda la vida

   Cristo, que es el Señor del cosmos y de la historia, es para el hombre particularmente “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14,6). En cuanto Dios es creador del universo, que sustenta con su palabra poderosa; como hombre es el Redentor del mundo, el único Redentor, pues no hay otro en quien nos podamos salvar. Por eso nuestra dignidad, nuestra verdad, nuestra vida, nuestro camino es Jesucristo, a quien el hombre ha de buscar, seguir y amar. Ya lo decía la leyenda de aquella biblioteca: “Si conoces a Cristo, lo sabes todo; si ignoras a Cristo, no sabes nada”.

   El hombre de nuestro tiempo tiene especial necesidad de buscar, de encontrar a Cristo, ya que está viendo rotas todas sus esperanzas y nadie más que Cristo le podrá librar del desamparo que le aprisiona. Cristo es la esperanza de los hombres, porque “Cristo es el amor que ama, es el camino para ser andado, la luz para ser encendida, la vida para ser vivida, el amor digno de ser amado”. (Madre Teresa de Calcuta).

   El que encuentra a Cristo experimenta el milagro de ser su vida transformada, con un ideal que le apasiona y le da ganas de vivir, como la locura confesada por San Pablo: “Ya no vivo yo, es Cristo quién vive en mí”. (Gálatas, 2,20).

Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho

Otros temas relacionados:
La educación por y para la vida 
El fin del hombre: dar gloria a Dios, conocerle y amarle 
Otros artículos sobre los VALORES 
CD con 4 programas educativos: Técnicas de estudio (1 y 2), Lecturas escolares y Cuatro operaciones.
Enviar a un amigo

Anuncios

3 Responses to La vocación del cristiano

  1. […] La vocación del cristiano Dios nos ha concedido los valores del entendimiento y la voluntad. El hombre consigue su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: