Pequeños vencimientos

1.gif

   Observando al hombre podemos distinguir en él la razón, la afectividad y la voluntad.

   En estos tiempos en los que está tan presente la informática, podíamos decir que la razón o inteligencia es la facultad para recibir información, procesarla y reaccionar con respuestas correctas. La razón nos ayuda a poner orden en nuestros conocimientos y hacer proyectos de vida futura.

   La afectividad se manifiesta a través de las emociones, pasiones, motivaciones y sobre todo de los sentimientos. Éstos se definen como un estado subjetivo, positivo o negativo que se tiene después de recibir los impactos de la vida, de las cosas que nos suceden.

   La voluntad es la capacidad de luchar y esforzarse para conseguir un objetivo propuesto y anticipado. Es propio del hombre forjarse un proyecto de vida y estar dispuesto a conseguirlo aun a costa de esfuerzos y renuncias.

   Un paso para educar la voluntad  de un niño o un joven es aprender a superar lo inmediato, lo cercano y fácil, mediante pequeños vencimientos. En muchas ocasiones hace falta renunciar al bien pequeño e inmediato para conseguir un bien más lejano y definitivo. Algunos sólo quieren hacer lo que les apetece, lo que les gusta en cada momento. Fortalecer la voluntad es precisamente decir NO a eso que me apetece, a través de pequeños vencimientos. Podríamos decir que no es más libre cuando se hace lo que apetece, sino cuando se tiene la capacidad de elegir aquello que le hace más persona.

   Santa Teresa hablaba de la necesidad de tener una determinada determinación de hacer la voluntad de Dios. La voluntad es, pues, determinación, firmeza en los propósitos y ánimo sólido ante las dificultades. Hay que contar con que  la vida tiene alegrías y pesadumbres y con frecuencia nos encontramos con el dolor, el sufrimiento, la humillación y el fracaso. A todo esto hay que buscarle un sentido humano, que cura al hombre de su soberbia y le hace reconocer sus limitaciones personales. En un sentido cristiano, ese dolor y sufrimiento se pueden ofrecer a Dios uniéndonos a los padecimientos de Cristo en la cruz.

   Todo lo grande del hombre es hijo de la abnegación, de la negación de si mismo. El diccionario dice que abnegar es “renunciar uno voluntariamente a sus deseos, pasiones, afectos e intereses”. De la palabra abnegación dice que es el “sacrificio espontáneo de la voluntad, de los afectos o de los bienes materiales y aun de la vida, en servicio de Dios o para bien del prójimo”. Esta abnegación se consigue a base de pequeños vencimientos, como volver a empezar en aquello que se resiste y privarse de cosas buenas para dirigirse hacia objetivos de mayor densidad. El hombre de nuestros días se encuentra a veces con un exceso de información y con gran cantidad de bienes pequeños que piden su atención. Se encuentra convulsionado y un tanto perdido; va a muchos sitios pero sin tener unos referentes claros. Por eso es tan importante tener un proyecto personal de vida y fortalecer la voluntad a base de pequeños vencimientos para alcanzar la propia perfección y conseguir las metas propuestas.
   Arturo Ramo

Otros temas relacionados:
Fortalecer la voluntad 
Complacencia en lo cercano 
Otros artículos sobre los VALORES 
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades

Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to Pequeños vencimientos

  1. acasa ro dice:

    What’s up to every one, the contents present at this website are truly amazing for people experience, well, keep up the good work fellows.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: