Educar para la vida

9.gif

   Es conveniente que tanto los padres como los profesores se paren a reflexionar sobre qué es la educación y qué medios han de utilizar para conseguirla. Un ámbito adecuado para esta reflexión suelen ser las reuniones que tienen los padres con el profesor o tutor de sus hijos y sobre todo las entrevistas individuales de tutoría.    Pero también deben preguntarse por el fin de la educación, por el para qué de sus trabajos y desvelos. Es decir, saber qué tipo de hombre o de mujer queremos formar.   Actualmente tanto la escuela como la familia suelen disponer de medios técnicos al servicio de la educación (televisión, vídeo, ordenador, programas informáticos, Internet, etc.), pero con frecuencia “se olvidan” de la finalidad de la educación.

   Según Decroly “el último fin de la educación es la preparación para la vida”. Esta preparación se considera tanto para la vida del niño de hoy (ser buen hijo, buen estudiante), como para la vida del hombre del futuro (buen padre, buen profesional). La preparación ha de ser completa y no reducirla a una concepción utilitarista (prepararlos solamente para ganar dinero y tener cosas), ni a una visión hedonista de la existencia (buscar solamente el placer y la satisfacción).

   La preparación para la vida se podría concretar en tres aspectos:

– Formar a los chicos en la libertad y en la aceptación de la responsabilidad personal.

– Formarles en la solidaridad y servicio a los demás.

– Aprender a llevar una vida honesta que se fundamenta en el ejercicio de las virtudes y valores.

   Pero no basta con explicar esto a los chicos: hace falta la fuerza del ejemplo de los educadores, tanto de los padres como de los profesores.

   Víctor García Hoz afirma que “la influencia del ejemplo obliga al maestro a una estrecha conexión entre su vida personal y las razones de su vida espiritual y humana”.

   “En todas las edades el ejemplo tiene un poder extraordinario sobre nosotros; en la infancia es el todo” (Fenelón).

   La educación de los chicos no es tarea fácil, pero vale la pena reflexionar sobre ello y buscar objetivos comunes entre padres y profesores.

Arturo Ramo García

Otros temas relacionados:
La relación padres-tutor 
Superar los condicionamientos 
Otros artículos sobre los PROFESORES 
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: