Simplemente maestros, que no es poco

6.gif

   El próximo día 2 de octubre se cumple un nuevo aniversario de la muerte de don Rufino Blanco Sánchez, una de las figuras más destacadas de la pedagogía española de siglo XX. Razones de amistad, surgida a raíz de un hecho fortuito, con algunos de sus familiares residentes actualmente en Terue1, de admiración por su obra educativa y de cierta afinidad profesional, me llevan a rememorar su vida y su muerte. El homenaje que pretendo sean mis pa­labras, lo hago extensivo a cuantos como él y en parecidas circunstancia fueron víctimas de la incomprensión y la intolerancia.

   Nació don Rufino en Montiel (Guadalajara) en 186l. Hizo los estudios de la carrera del Magisterio en la Escuela Normal Central de Madrid, de cuya escuela aneja fue regente hasta 1909, en que se creó la Escuela Superior del Magisterio, de la que fue profesor de Pedagogía hasta su jubilación en 1931. En 1909 obtuvo también el grado de doctor en Filosofía y Letras. Fue vocal de la junta central de Primera Enseñanza, de la junta contra el analfabetismo, consejero de Instrucción Pública, profesor de la Escuela de Criminología y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Leyó su discurso de ingreso en mayo de 1936, sobre el tema “Educación de la voluntad”. En él dijo: “Yo no soy más que un maestro de escuela”, lo que revelaba su sencillez y vocación pedagógica.

   Su vida fue un modelo admirable de laboriosidad. Unos sesenta volúmenes publicados, además de innumerables artículos y conferencias y la dirección del periódico “El Universo” son una prueba de su actividad.

   Dentro de la más pura ortodoxia, don Rufino sabía tratar todos los problemas pedagógicos con una precisión y una claridad sumas, conciliando lo antiguo y tradicional con lo nuevo, sin caer en extremismos utópicos. Como fiel discípulo de Menéndez y Pelayo, consagró sus mejores tareas a reivindicar la ciencia y la cultura españolas. Toda su vida fue un perfecto y constante magisterio.

   Don Rufino Blanco forma parte de una larga lista de profesores, educadores y maestros de diversas artes a quienes les fue quitada violentamente la vida en los umbrales, durante y tras la guerra civil española (1936-39): a unos por quienes decían defender la legitimidad democrática y la libertad; a otros por quienes se autoproc1amaban patriotas y cruzados de la causa religiosa. A estas vícti­mas cruentas hay que añadir aquellos a quienes al final de la contienda fratricida no les mataron el cuerpo pero sí les “rompieron” el alma, separándolos injustamente de su quehacer profesional. Entre éstos, me permito recordar a don Félix Martí. Alpera, hombre de grandes virtudes humanas, competente maestro valenciano, educador excepcional y director del prestigioso Grupo Escolar Pedro Vila, de Barcelona.

   Murió de nostalgia en 1946 añorando lo que había sido la razón de su vida: la escuela. Su obra y su nombre silenciados durante muchos años han estado y están grabados en el corazón agradecido de sus educandos entre los que se halla mi esposa.

   Si, como dicen, es conveniente recordar la historia para evitar que se repita, espero que esta evocación tenga algún valor pedagógico. Esencialmente, la vida de un ser humano pobre o ignorante vale tanto como la de un rico o ilustrado, pero como la educación es el primero y más importante quehacer de un pueblo libre, quienes han vivido o viven por educarse a sí mismos y educar a cuantos pueden recibir su influencia, en atención a un mayor saber, a una mayor honradez, felicidad o santidad, bien merecen el recuerdo y el agradecimiento de la sociedad.

   Todos debemos respetar cualquier manera no impositiva que elija el ser humano de ensan­char y elevar su espíritu y el de sus semejantes. Quien es y actúa como maestro ensancha y eleva el espíritu y prende ilusiones, en sus discípulos. Por eso “Ser maestro -según J. L. Spalding-, es dignidad y  es bendición” que no es poco.
   José María Arroyo.

Otros temas relacionados:
Del maestro de hoy a los retos del mañana 
El papel de los profesores 
Otros artículos sobre PROFESORES 
CD con 4 programas educativos: Lectura rápida (1 y 2), Cálculo infantil y Lectura y ortografía

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: