Tener un hijo discapacitado

11.gif

   Tener un hijo con alguna discapacidad. Las primeras impresiones.

    Tener un hijo con alguna discapacidad congénita es algo muy difícil de asumir por los padres. Pero la realidad es que ese niño ha nacido y necesita el amor, la estimulación y los cuidados que requiere cualquier bebé. Para acercarse a ese hijo, los padres necesitan pasar por un proceso de aceptación y reorganización de su vida alrededor de esa personita que no es como la que esperaban. 

    El nacimiento de un hijo comporta profundos cambios psicológicos que ya se habían empezado a producir durante el embarazo, e incluso antes de la espera, y que tienen que ver con el deseo de los padres. El bebé ya existía en su pensamiento antes de nacer. Los padres imaginan un bebé en el que podrán reflejarse. Además, el bebé representa la continuidad de sus propios valores. Se tienen muchas fantasías en torno al hijo, que forman parte del inicio del vínculo que se creará con él. Y a partir del nacimiento estas fantasías se irán ajustando a las características del niño real. Esta adecuación constituye un proceso que es necesario para el crecimiento del recién nacido como sujeto. 

    El nacimiento de un hijo discapacitado

    Ante la noticia de que el bebé es portador de una discapacidad los padres se ven profundamente afectados. No sólo por el diagnóstico de la discapacidad, sino por toda una serie de sentimientos muy intensos hacia el bebé y hacia ellos mismos. Se produce una ruptura con las fantasías, con el vínculo que se había establecido previamente, y todo ello supone el inicio de un intenso proceso de duelo por la pérdida del hijo deseado. La elaboración de este duelo es complicada, ya que supone la desvinculación interna del hijo ideal y el acercamiento a una realidad: la del hijo con discapacidad. Es un proceso largo pero necesario para la reconstrucción de un lugar interno nuevo para el niño que ha nacido, para poder llegar a desear ser padres de ese hijo. Este proceso conduce a una progresiva aceptación de la realidad. 

    La aceptación del hijo discapacitado

    Pensar en un niño o en una niña que crecerá con una personalidad propia, con un ritmo de desarrollo determinado, con un futuro de posibilidades diversas… en resumen, con una particularidad propia, pero también parecido a la familia a la que pertenece, permite a los padres encontrar elementos de identificación con el recién nacido. Permite reconstruir nuevas fantasías y esperar gratificaciones de este bebé que no era el esperado. 

    Si se trata de un bebé con Síndrome de Down (o con cualquier otra problemática), muchas veces el concepto de discapacidad envuelve la identidad del recién nacido impidiendo que los padres vean al hijo que hay detrás. Un bebé con una discapacidad necesita lo mismo que cualquier otro bebé: que jueguen con él, que le hablen, que le quieran… A veces, todo esto es muy complicado de dar porque los padres querían un niño diferente y no saben o no pueden acercarse a su hijo, o lo hacen de manera inadecuada. El nacimiento de un niño con discapacidad genera mucha angustia y constituye el origen de reacciones psicológicas complejas que varían, según el tipo de déficit o patología y los factores que la causaron.

    Desde que se comunica el diagnóstico, los padres atraviesan por diferentes etapas: 

    Estado de shock y angustia inicial.

    Negación (“los médicos se han equivocado”), enfado o tristeza. 

    Equilibrio y sensación de confianza en la propia capacidad para ocuparse del hijo tal y como es.

    Reorganización y ajuste a la situación. 

    Finalmente la familia organiza su vida en función de las necesidades del niño. 

    La intensidad y complejidad de los sentimientos de los padres ante el conocimiento del diagnóstico muestra la necesidad tanto de informar de forma adecuada como de ofrecer un espacio de contención de la angustia y de las reacciones emocionales. La vulnerabilidad emocional de los padres en los primeros momentos después del nacimiento del bebé provoca una gran inseguridad en su función como padres.

    Por eso es importante la atención temprana, entendida como la intervención terapéutica dirigida al niño que presenta trastornos en el desarrollo y a su familia. Tiene por objetivo colaborar en el proceso de estructuración de la personalidad del niño, potenciar su desarrollo, facilitar los recursos necesarios para su adaptación y crecimiento y ayudar y dar apoyo a la familia. Los retrasos evolutivos, de madurez, de lenguaje, o las dificultades de relación y los trastornos de conducta o personalidad generan sentimientos muy ambivalentes en los padres, que se deben atender con la misma intensidad que se atiende al niño para favorecer la buena evolución del caso. 

    La identidad se forma, inicialmente, a través de la imagen que los padres tienen del hijo dentro de la estructura familiar. Es importante que el niño sepa a quién se parece, que encuentre el origen que le inscriba dentro de una familia, dentro de un árbol genealógico. La persona con discapacidad encuentra dificultades en este proceso. A menudo oímos: “se parecen entre ellos, pero no vemos que se parezca a ninguno de la familia”. A los padres les cuesta identificarse con un hijo que tiene Síndrome de Down y esto les hace sentirse mal. El niño necesita este apoyo para desarrollarse correctamente, por eso es importante buscar algún tipo de ayuda que permita aligerar la tarea educativa y acompañar al niño en el proceso de crecimiento.

    Una vez se ha descubierto la identidad del niño discapacitado y se han aceptado tanto sus aspectos más débiles como los más desarrollados, éste está en mejores condiciones de integrarse socialmente. No ya en el deseo de ser como los otros o de hacer comparaciones fijándose en lo que no puede hacer o conseguir, sino desde la aceptación de su propia realidad, con sus limitaciones pero con plena conciencia de sus propias posibilidades.

    Fundación Catalana Síndrome de Down 
       http://www.solohijos.com

Otros temas relacionados:
Niños hiperactivos
¿Podría tu hijo ser disléxico?
Otros artículos sobre NIÑOS ESPECIALES
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 1º P, Nueva ortografía 2º P, Lecturas escolares y Generador de temas.

Enviar a un amigo

Anuncios

6 Responses to Tener un hijo discapacitado

  1. Blanca. Rico dice:

    Tengo. Una. Niña. Con. Angelman. Sindrom

  2. aramo dice:

    Hola Blanca Rico:
    Parece que tu hija tiene problemas. Hay que tener paciencia y seguir luchando
    Quizás pueda hacer algún ejercicio de
    http://www.aplicaciones.info

    Recibirás gratuitamente la Revista de aplicaciones.

    Un cordial saludo de
    Arturo Ramo

  3. Hazzel Yalena dice:

    mi hijo nacio con alteración numérica dada por una trisomía libre del cromosoma 21, lastimosamente fallecio a los 33 dias por complicaciones respiratorias, para mi era perfecto era lo mejor de mi vida no lo consideraba una discapacidad. discapacitados somos todos los que no logramos comprender a estos maravillosos que vienen a esta tierra por algo en especial.

  4. marilyn dice:

    Hola tengo un hijo discapacitado no camina esta tercer grado d primaria cuando le hago estudiar no puede si lo aprende al minuto se olvida no se q hacer estoy desesperada

  5. aramo dice:

    Hola Hazzel:
    Parece que tu hijo tenía una alteración numérica. Lo único que podemos hacer por él es rezar para que vaya al cielo.

    Hay otros artículos de Niños especiales en:

    http://aramo.wordpress.com/?p=36

    Un cordial saludo de
    Arturo Ramo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: