Los valores del trabajo bien hecho

5.gif

   En los ambientes educativos vuelve a debatirse el valor del esfuerzo. ¿Es necesario esforzarse para aprender? ¿Qué papel tiene el juego en el aprendizaje?

   Hay una máxima en Pedagogía que dice: “Sin actividad no se aprende nada y sin esfuerzo no hay actividad”. Luego en todo proceso de aprendizaje tiene que haber actividad y esfuerzo por parte del estudiante.

   El trabajo de los escolares es auténticamente educativo cuando se termina con perfección, cuando se persigue la obra bien hecha, con la calidad posible dadas las condiciones de cada escolar. Su influencia en la educación del estudiante hay que considerarla respecto a la actividad misma del aprendizaje y la resultante de la relación social con los otros compañeros.

   En la actividad misma del aprendizaje se desarrollan varios valores como: la constancia, para terminar la obra iniciada; la magnanimidad para conseguir que la labor sea de probada calidad; el desarrollo del criterio personal, para discriminar lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto, lo aceptable de lo rechazable; el estudiante desarrolla el orden, no sólo de sus ideas, sino también del material y del tiempo a él dedicado; la claridad en la expresión verbal y el decoro del lenguaje.

   En la relación social con los otros compañeros también se desarrollan una serie de valores como la justicia, a ofrecer el trabajo personal adecuado cuando se hace trabajo en equipos; participación en las decisiones que se toman dentro del equipo y responsabilizarse de los encargos personales; hace falta generosidad para que el trabajo final tenga la calificación de obra bien hecha; y en muchas ocasiones hace falta ayudar y servir a algún compañero que necesita una colaboración eficaz.

   La enumeración de estos valores justifican la idea de que la formación ética se apoya en la intelectual, es decir, al estudiar matemáticas, lengua o ciencias naturales también se forma la personalidad.

   Algunos autores como Brown, G.I. (en “Human Teaching for Human Learning: An Introduction to Confluent Education” Viking, New York, 1971), hablan de “educación confluente” en el sentido de que los elementos cognitivos y afectivos confluyen en todo proceso de aprendizaje.

   Cuando un estudiante pone esfuerzo en su actividad académica, no sólo realiza una obra bien hecha, sino que se forma como persona a sí mismo
   Arturo Ramo
—-
Otros temas relacionados:
La actividad de los alumnos
El trabajo individual (LSER)
Otros artículos sobre VALORES
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 3º P, Nueva ortografía 4º P, Técnicas de estudio y Cuatro operaciones.

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: