Los hábitos familiares como transmisores de valores

11.gif

   Justicia, igualdad, tolerancia… Son términos que cada día se escuchan más en las escuelas. La “Educación en Valores” ya está presente en el curriculum escolar, pero eso no es suficiente. Quedarnos en el nivel teórico no sirve de nada. Y, en la práctica, a menudo olvidamos que palabras tan grandilocuentes como “Empatía” o “Respeto” se traducen en premisas tan sencillas como “no tirar papeles al suelo”, “ceder el asiento a quién más lo necesite” o “abrir la puerta a quién va cargado”.

   Que la “Educación en Valores” haya alcanzado las escuelas es un paso que realmente debemos celebrar: Saber ser persona es más importante que saber resolver integrales o en qué año empezó la Revolución Francesa. Sin embargo, mientras que la instrucción y formación intelectual es un objetivo a conseguir primordialmente a través de la escuela, la educación y desarrollo personal lo es a través de la familia.

   Nunca debemos olvidar que el hogar es el auténtico formador de personas. Los niños aprenden continuamente de sus padres, no sólo de lo que éstos les cuentan sino, sobre todo, de lo que ven en ellos, cómo actúan, cómo responden ante los problemas. En definitiva, los niños observan y copian el proceder de sus padres ante la vida. La auténtica educación en valores, más que enseñarse, se transmite, pasa de los padres a sus hijos desde el mismo día del nacimiento hasta el final de la vida. No obstante, tiene una importancia relevante durante los primeros años. Hasta los seis o siete años de edad los niños poseen una moral denominada “heterónoma”, es decir, que su motivación para hacer las cosas de una manera u otra es responder como papá y mamá desearían: lo que dicen los padres son “verdades absolutas”. Conforme se hacen mayores van comprendiendo mejor por qué es importante actuar de cierta forma y no de otras, pero siguen guiándose por lo que ven en casa, especialmente hasta los doce años. De ahí la tremenda importancia de educar a los niños a través del ejemplo para desarrollar una educación cívica.

   Haz lo que yo hago

   Todos tenemos en la mente una idea de cómo nos gustaría que fuese la sociedad, en qué mundo queremos que vivan nuestros hijos: un sitio limpio, en el que las personas se ayuden y respeten, donde todos tengamos los mismos derechos… Después salimos a la calle pensando en el trabajo, la compra, la ortodoncia del niño y se nos olvidan todos esos buenos propósitos. De pronto queremos ser los primeros en salir del metro, nos molesta ese coche despistado que enlentece la circulación, se nos olvida dar los buenos días al portero… y así, día tras día ante la mirada siempre atenta de los niños que, ya se sabe, lo absorben todo como esponjas.

   Ya hemos comentado que hasta los doce años aproximadamente el hogar es la principal fuente de valores, derechos y deberes del niño. Ahora también hay que decir que hay cosas que difícilmente se aprenden más tarde. Si de pequeños no nos hemos acostumbrado a guardarnos el envoltorio en el bolsillo cuando no hay una papelera a mano, a no poner la música muy alta para no molestar al vecino, a dar las gracias cuando nos hacen un favor o a no insultar a los que son diferentes, será más complicado aprenderlo luego. Porque el civismo, el respeto, la honestidad y todos los valores humanos son en gran medida hábitos, rutinas que aprendemos en la familia de forma inconsciente y que más adelante llegamos a valorar con la reflexión que permite la madurez.

   Por ello, la mejor forma de transmitir valores, de aprender a vivir en sociedad, es no aplicar jamás la tan popular frase de “haz lo que yo digo y no lo que yo hago”. Si queremos que nuestros hijos alcancen esa sociedad tan soñada debemos empezar por crearla nosotros mismos y “hacer lo que decimos”.

   ¿Qué “hábitos-valores” fomentar?

   Seguro que vosotros mismos tenéis la respuesta. Sólo tenéis que pensar qué tipo de personas os gustaría que fuesen vuestros hijos y actuar en consecuencia. Como hemos visto, la coherencia entre las ideas que se quieren transmitir y la forma en que se actúa en casa es la clave principal.

   La mayoría de las personas consideramos como nobles los mismos tipos de valores, sin embargo, a veces es difícil reconocer en uno mismo dónde falla la conexión entre “creencias” y “forma de ser”. Estos consejos pueden ayudarte a reflexionar sobre ello:

   Si queréis que vuestro hijo sea una persona razonable, razonad con él desde el primer día. No utilicéis el “por que yo lo digo”. Lógicamente habrá muchas ocasiones en que tengáis que ordenarle las cosas, pero siempre podéis argumentarle el motivo.

   El respeto donde primero se observa es entre los padres. Las decisiones en la pareja deben ser siempre compartidas. Si discutís hacedlo de forma tranquila, sin recriminaros. Saber vivir en sociedad es saber aceptar distintas opiniones.

   Los estereotipos donde más se fomentan es en el hogar. ¿Habéis pensado alguna vez cosas como quién guisa en casa?, ¿quién cambia las bombillas?, etc. Tratad de compartir entre vosotros los distintos papeles.

   Si os preocupan las influencias externas pensad que tenéis un arma muy importante a vuestro alcance: vuestros comentarios. Hablad con vuestro hijo sobre la opinión que os merecen las actuaciones de los demás (tanto en positivo como en negativo). Esto es importante, sobre todo, contra la influencia de la televisión.

   Comprender ayuda a aprender

   Los valores se transmiten a través del ejemplo, pero se asientan con fuerza gracias a la comprensión de por qué son necesarios. ¿Cómo podemos ayudar a un niño pequeño a valorar esta importancia? Una buena manera es aplicar la fórmula de “haz por los demás lo que te gustaría que hiciesen por ti, y no les hagas lo que no te gustaría que te hiciesen”. En otras palabras, colocar a los niños en la hipótesis de que fuesen ellos los protagonistas de ciertas actitudes. Es mucho más eficaz para que vuestro hijo os entienda decirle: “¿Te gustaría que se riesen de ti porque usas gafas?, ¿cómo te sentirías?”, que decirle simplemente: “No debes reírte de Juan por llevar aparato en los dientes”.

   Esther García Schmah.- Pedagoga.
   Con la autorización de: www.solohijos.com
————–
Otros temas relacionados:
Los padres son los principales educadores
La familia, la escuela más eficaz
Otros artículos sobre VALORES
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades

Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to Los hábitos familiares como transmisores de valores

  1. pablo bracho dice:

    DA MUCHA TRISTEZA DESPUES DE UNA GRAN REFLEXION TENER QUE COCLUIR COMO HIJO Y NO COMO PADRE PORQUE NO TENGO LA ESPERIENCIA TODAVIA, QUE HEMOS OLVIDADO QUE EL HOGAR ES LA ESCUELA PRINSIPAL DE TODOS NOSOTROS Y COMO PADRES SOMOS LOS PRIMEROS RESPOSABLE DE LAS ACTITUDES DE NUESTORS MUCHACHOS EN CADA UNA DE LAS ETAPAS SE LA VIDA. SE A COMPROBADO QUE LOS SERES HUMANOS CUANDO NACEMOS NO SOMOS MAS QUE UN LIBRO CON HOJAS EN BLANCO QUIEN DEBE LLENAR ESE LIBRO Y CON LA PARTICIPACION DE QUIEN. EL NIÑO HACE SU TRABAJO Y LO HACE BIEN HECHO YA QUE EL TRABAJO DE EL ES MEMORIZAR, GRABAR, O ASIMILAR LO QUE ESCUCHA LO QUE VE LO QUE DICEN, TODO ESTO LO LLEVAR A SU LIBRO VACIO, AHORA FALTA VER SI NOSOTROS COMO PADRES LE APORTAMOS A ESE LIBRO LO ESENCIAL PARA QUE EL AFRONTENR LA VIDA SANAMENTE, OJO PADRES SOMOS NOSOTROS LOS RESPONSABLES DE LA ESTRUCTURA PERSONAL DE NUESTROS HIJOS Y LO QUE ELLOS INGRESEN AL LIBRO DE LA VIDAD SEA BUENO O MALO ES NUESTRA RESPOMSABILIDAD Y RECUERDA SI ERES PRUDENTE, HONRRADO, TOLERANTE, AMOROSO, HONESTO, TRABAJADOR Y PRACTICAS DEMAS VALORES TE FELICITO TUS HIJOS LE HAN TRANSCRITO AL LIBRO DE LAM VIDA LOS MEJORES EJEMPLOS QUE LE HAS DADO, TU PUEDES AYUDARLOS A QUE ASIMILEN LO MEJOR. ESO DEMOSTRARA LA CALIDAD DE PADRE QUE ERES PA TUS HIJOS.MUCHAS GRACIAS Y BENDICIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: