El ser y el hacer

Familia

   En algunas ocasiones los educadores, ya sean padres o profesores muestran más aprecio a los chicos por lo que hacen que por lo que son. Los llenan de alabanzas y elogios cuando traen unas notas brillantes del colegio y los recriminan cuando son bajas. Sin embargo, a cualquier ser ha ha de valorar por su dignidad personal, independientemente de sus logros académicos o profesionales. El padre quiere a su prole porque es su hijo, una persona de sus entrañas, con sus virtudes y defectos.

   Se ha dicho muchas veces que la familia es el lugar donde a sus miembros se les quiere más por lo que son (hijos, padres, abuelos) que por lo que hacen. La confianza personal nace fundamentalmente por sentirse aceptado como persona dentro del ambiente familiar.

   Por esta razón, cuando se tenga que animar o elogiar a un educando, es preferible destacar el esfuerzo realizado (más cercano al ser) que alabarlo por el resultado obtenido (más relacionado con su hacer). Es importante que el chico se encuentre más a gusto por haber mejorado como persona, que por hacer, tener o recibir algo de los mayores.

   En general, no se debe recompensar al niño por haber cumplido con su deber o haber conseguido un éxito en alguna actividad, aunque sí se debe elogiar y mostrar la alegría.

   Un regalo por unas buenas calificaciones es colares es deformante y esto por dos razones:

   Primero porque se le enseña a actuar y hacer los deberes no porque eso mismo está bien por sí mismo, sino por la recompensa que recibe, como si fuera una paga. Además esto estimula un egoísmo ya que busca su regalo y no considera el bien que puede hacer a los demás en el futuro con su trabajo. Este procedimiento de pagar con dinero o regalos las notas escolares parece más orientado a adiestrar y domesticar a los hijos que a educarlos y hacerles crecer como personas.

   La segunda razón es que cuando esos premios faltan o si se consideran insuficientes, el chico se sentirá decepcionado. Dicho de otra forma: se considerará castigado siempre que no reciba la recompensa esperada. La consecuencia para el chico es que no vale la pena estudiar ni esforzarse.

   Es preferible elogiar y animar el esfuerzo realizado por el chico que los resultados. Si el educando no percibe la atención de los educadores cuando se porta en forma deseable y positiva la buscará portándose de forma indeseable y negativa.
   Por Arturo Ramo García.
————-
Otros temas relacionados:
Premiar las notas, ¿una herramienta educativa?
¿Qué hacemos con los suspensos?
Otros artículos sobre FAMILIA
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 1º P, Nueva ortografía 2º P, Lecturas escolares y Generador de temas.

Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to El ser y el hacer

  1. maritza dice:

    Como educadora me parece interesante el artículo, porque muchas veces elogiamos más los resultados que el esfuerzo de los alumnos. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: