Provida

Cada vez somos más los que defendemos la vida de una manera más directa o indirecta. La cultura de la muerte ya no cuela, porque la información fluye por internet de un lado a otro del mundo y se sabe qué y cómo se forma la vida.

En Estados Unidos y en Francia, paraísos antaño del aborto, las encuestas siguen dando un apoyo mayoritario a estos valientes que no quieren aceptar la falsedad de cómo se ha llegado a esta situación, donde millones de seres humanos son eliminados en el vientre de su madre por el simple hecho de no quererlos.

Porque es bien sabido cómo se inició la «legalidad» del aborto en EEUU: el caso Roe vs Wade. El verdadero nombre de Jane Roe era Norma McCorvey, y falseó todo lo que le ocurrió, como confesó en 1987.

¿Y el caso Doe vs Bolton, que permitió el aborto a petición en EEUU? Pues la misma falsedad, como confesó Sandra Cano (el verdadero nombre de Mary Doe).

Se puede ver aquí

Al igual que la esclavitud de los siglos XVIII y XIX, que era apoyada incluso por personas éticamente irreprochables en otros ámbitos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s