Formar el criterio

Carácter

   En la sociedad en que vivimos, los chicos y los jóvenes reciben multitud de mensajes y frases que transmiten ideales, que no siempre son positivos para formar la propia personalidad, ni para ayudarles a ser felices.

   Por eso es importante que los pequeños aprendan a formarse un criterio personal para distinguir lo bueno de lo malo entre lo que ven en la calle, la televisión y sus amigos. Y después de conocer lo que es bueno y positivo, habrán de desarrollar la fuerza de voluntad para llevar a cabo lo que estiman que deben hacer, aunque les resulte molesto o costoso.

   La labor de los educadores no puede quedarse en decir repetidamente “esto no está bien” o “esto no me gusta” sin argumentar ni dar razones que expliquen esa afirmación. Junto al aspecto negativo, es más importante educar en positivo, es decir, mostrar la belleza de la virtud alegre y serena, sin miedos ni inhibiciones. El hacer cosas buenas y en servicio a los demás resulta mucho más atractivo y gozoso que obrar incorrectamente, aunque en determinados ambientes se diga lo
contrario.

   Los chicos necesitan el ejemplo claro de sus padres y profesores en el que vean la roca viva fundamentada en los valores más auténticos. Han de se, por su rectitud y coherencia de vida, el fundamento en el que puedan apoyarse y descansar los pequeños. Los niños necesitan padres fuertes, que resistan las turbulencias diarias y puedan transmitir fortaleza, confianza, protección y orientación a sus hijos.

   Ante los hechos que nos llegan por la televisión y otros medios, hay que preguntarse el porqué de esos comportamientos, para descubrir la posible injusticia, envidia, soberbia, etc. que los han motivado. Y también es necesario examinarse cada uno personalmente de las acciones que hemos hecho y que pueden perjudicar a otros o ser ofensa a Dios, para pedir perdón a unos u otro. Hay psiquiatras actuales que afirman que es necesario y sano aceptar el sentido del pecado. Con esto se evita el complejo de culpa y la angustiosa sensación de haberse equivocado, acompañada de miedo o vergüenza.

   Hay que ponerse los medios para que los pequeños sean y se sientan progresivamente más libres y responsables de sus actos.

   Arturo Ramo García
www.aplicaciones.info
————-
Otros temas relacionados:
Hijos con criterio ante la vida
La formación de los alumnos
Otros artículos sobre CAPACIDADES

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: