Primero, jugar a leer. Luego, disfrutar leyendo


   Leer cuando aún no se sabe leer
   Tu hijo es muy pequeño todavía. Ni siquiera puede expresar con claridad sus ideas, ni caminar con equilibrio, ni siquiera hacer pipí en el orinal. Pero de lo que sí es capaz es ¡de leer!

   No te sorprendas, has leído bien. Tu hijo es capaz de leer como hacen los niños pequeños: jugando. Leer no significa tan solo interpretar las palabras. Leer es mucho más.

   ¿Qué es leer para un niño pequeño?

   Es amar los libros, encontrarles utilidades diferentes, interpretar sus colores, sus dibujos, sus formas y sus texturas. Leer es pasar un tiempo amable con las páginas, contigo, consigo mismo.

   Leer es esconderle el libro, “hacer” que lo encuentre debajo de un almohadón y entonces aplaudir la hazaña. Leer es meter y sacar los libros de dentro de una caja o bañarse con unas páginas de plástico llenas de animales de la selva. Leer es chupar los libros y comer con ellos, llenándolos de tortilla y plátano.

   Y sobre todo, leer es sentar a tu hijo en tu regazo y hablarle de mundos imaginarios, de patitos y gatitos que celebran su cumpleaños, de mamás y papás osos que dan miel a sus oseznos. Leer es llenar de besos a tu hijo cuando aprende a pasar las páginas de un libro o sonreírle dulcemente cuando busca con su dedito ese cocodrilo que está escondido en la segunda página.

   Cuando un niño queda extasiado al ver los alegres colores de un dibujo, cuando puede reconocer en el libro los objetos cotidianos que le rodean o cuando puede entender el pequeño argumento que esconden las ilustraciones o las palabras, entonces ese niño se llena de magia y comienza a “crecer”. Se produce una reacción en cadena dentro de su cerebro y de su alma y allí comienza a despegar.

   Si sabes trasmitir el amor hacia los libros desde que es muy ¡muy pequeño! conseguirás que tu hijo crezca enamorado de las letras, crezca ilusionado por aprender y descubrir; conseguirás sin darte cuenta que tu hijo enriquezca su vocabulario, que piense, que se pregunte y se responda; que observe y desarrolle su atención.

   Acercar los libros a los ojos, a las manitas y al corazón de los niños antes de que sepan leer les hará crecer creyendo que los libros son un tesoro; un tesoro y el juguete más divertido del mundo.
Con la autorización de: www.solohijos.com
——————
Otros temas relacionados:
Cómo contagiar el placer de leer
La lectura: cómo contagiar ese virus tan beneficioso

Otros artículos sobre la LECTURA

<a href=”mailto:?subject=Lectura recomendada&body=Te recomiendo leer este articulo sobre 'Primero, jugar a leer. Luego, disfrutar leyendo‘: https://apli.wordpress.com/?p=1263″&gt;Enviar a un amigo
Aprender y disfrutar leyendo. Ministra Mariana Garcés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: