Proyecto de la propia vida

Motivación

   Uno de los objetivos más destacados de los jóvenes es desarrollar la propia personalidad, ser uno mismo, ser libre y llevar a cabo su propio ideal de vida.
   Dirigir la propia vida es proyectar la propia vida en sus distintos aspectos: trabajo, familia, amigos, cultura, tiempo libre, etc. Solo el hombre es capaz de idear y llevar a la práctica su propia existencia.

   El proyecto de la propia vida ha de reunir dos condiciones: que respeta la dignidad de la persona y que tenga coherencia interna. Ha de recoger las aspiraciones más íntimas y nobles y ha de precisar qué es lo que quiere en la vida, sin dejarse llevar por lo que más le gusta, lo que desea o lo que le apetece en un momento determinado.

   Algunos proyectos de vida implican compromisos para siempre, como el matrimonio o la entrega a Dios en el sacerdocio. Después de adquirir esos compromisos es necesaria la lealtad para mantenerlos a lo largo de la vida. Para ello se va a necesitar fortaleza y perseverancia, que suponen el ejercicio de la voluntad.

   Para realizar el propio proyecto de vida hay que superar diversas dificultades. En muchos casos habrá que encontrar la forma de hacer frente a los gastos que se presentan; habrá que aprender a ahorrar el dinero ganado con el propio trabajo. Los padres y profesores podrán orientar y ayudar en lo necesario, pero hacer que el chico tenga que esforzarse para encontrar, por si mismo, el dinero necesario.

   Los hijos/alumnos necesitan orientación para formular un buen proyecto de vida, pero ellos han de ser capaces de resolver los problemas de su vida. Estos problemas suelen ser los siguientes: la elección de profesión; qué tipo de estudios hay que realizar (modalidad de bachillerato, facultad universitaria o rama de formación profesional); qué actividades va a hacer en el tiempo libre (deportes, diversiones); qué tipo de amigos prefiere; cómo colaborar con la familia; cómo vivir las relaciones sociales y con Dios.

   Educar no es dirigir la vida de los jóvenes, sino más bien crear las condiciones propicias para que ellos se entrenen en la resolución de los problemas. Cuando los chicos no saben salir adelante en sus problemas tienen el riesgo de ser personas inadaptadas para la vida adulta.

   Es interesante proponer a los jóvenes que piensen en proyectos a corto y a largo plazo, como proyectos de estudio, de trabajo, de uso del tiempo libre, de formación cristiana, etc. y darles las oportunidades para resolver por sí mismos los problemas que vayan surgiendo

   Arturo Ramo. www.aplicaciones.info
———–
Otros temas relacionados:
Cómo mejorar el éxito escolar
Los valores del trabajo bien hecho
Otros artículos sobre MOTIVACIONES
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: