La libertad de enseñanza

Reformas

   En el mundo educativo se suele aceptar ampliamente que los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos y que el Estado debe respetar este derecho siguiendo el principio de subsidiaridad, que se concreta en los cuatro derechos de la libertad de enseñanza.

   El primer derecho de los padres es poder elegir el tipo de educación moral y religiosa que desean para sus hijos.

   El segundo es poder conocer varios centros y elegir el que mejor satisfaga sus necesidades. De esta forma podrán colaborar con los profesores y con el centro en su conjunto, con la confianza necesaria para participar en la tarea conjunta de educar a los pequeños.

   En tercer lugar, los padres podrán promover centros educativos para impartir un modelo formativo que sea demandado por las familias.

   Y por último, el Estado debe facilitar las ayudas necesarias para mantener estos centros.

   Pero en muchos casos los padres se encuentran con dificultades para poder elegir el tipo de educación que desean para sus hijos. Puede ocurrir que los padres hayan encontrado un colegio con un buen sistema pedagógico, que fomente las virtudes humanas que desean para los pequeños. Pero si el colegio no recibe ningún tipo de ayuda estatal, a los padres les resulta muy difícil afrontar los gastos escolares con su ajustada economía familiar.

   En otras ocasiones, los padres pueden encontrar un centro estatal que les satisface pero en un barrio cercano. En este caso no podrán escolarizar a sus hijos porque su domicilio no pertenece a la zona escolar en la que se encuentra el centro.

   Otra dificultad es elegir entre educación mixta o coeducación y educación separada por sexos. Puede ser que los padres piensen que esta segunda opción es ventajosa para el desarrollo de la masculinidad y la feminidad.. Sin embargo, en algunos países todos los centros estatales son coeducativos y la iniciativa privada es la única que mantiene este tipo de educación separada, con los problemas económicos que esto conlleva para los padres.

   Pedagógicamente no se ha demostrado que la coeducación sea más conveniente que la educación separada. Las últimas investigaciones realizadas y publicadas en Estados Unidos indican ciertas ventajas en la educación separada en el aspecto académico y personal.

   Defender la libertad de enseñanza es garantizar el mantenimiento de una sociedad libre, pluralista y democrática, y en la educación de las nuevas generaciones se fragua la calidad de la sociedad futura. La libertad de enseñanza es el mejor antídoto contra el totalitarismo de cualquier signo y reconoce el necesario equilibrio entre los derechos de todos los implicados en la tarea educativa.
   Arturo Ramo
www.aplicaciones.info
—————
Otros temas relacionados:
Se extiende la elección de escuela
La libertad afecta a todos
Otros artículos sobre REFORMAS
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: