Planificar el estudio

Técnicas de estudio

    El éxito en los estudios depende en gran medida de una buena planificación. Los estudiantes que destacan no son habitualmente los más inteligentes, sino aquellos que saben planificar su trabajo, aplican un buen método de estudio, están motivados y tienen mucha confianza en sí mismo.

   La planificación del estudio permite obtener mejores resultados y hacer más llevaderos los estudios evitando, en gran medida, los temidos momentos de agobio. Para ello hemos de tener la firme voluntad de llevar a cabo esa planificación y ponerse a estudiar de forma planificada. Para ello es imprescindible querer de verdad hacerlo sin escatimar esfuerzos, tiempo, dedicación e ilusión.

   Hay que desengañarse, sin esfuerzo y disciplina personal pocas cosas lograremos en nuestra vida. Recurramos a un ejemplo claro: estarás de acuerdo en que ningún atleta alcanzará el éxito sin entrenar duramente día tras día. Con el estudio ocurre lo mismo.

   Está más que demostrada la necesidad de estudiar de forma planificada, de manera constante y ajustándose a un horario (similar a los hábitos de trabajo impuestos por la sociedad). El trabajo eficaz para aprobar el curso es el que se hace de manera regular y continuada.

   Hay que tener en cuenta que las principales limitaciones de la eficacia en el estudio son:

   1º.La desorganización (del tiempo, del material, del espacio, etc.), que supone descuidos, falta de planificación del tiempo y, en definitiva, irresponsabilidad.

   2º.La inconstancia en el trabajo privado o en la asistencia a clases.

   3º.La superficialidad: hacer las cosas para salir del paso, para cumplir sin más (asistir a clases como un mero espectador, leer de forma pasiva, atender más a cómo dice las cosas el profesor que a lo que dice, etc.).

   4º.La distracción por falta de concentración: si hacemos las cosas superficialmente perdemos el tiempo, rendimos poco y nos cansamos excesivamente; las distracciones dependen, generalmente, del desinterés o de una mala comprensión de lo que se estudia (cuando lo que se lee o se escucha sólo se ve o se oye, sin buscar su significado, su sentido).

   Todo buen estudiante debe planificar el tiempo de estudio; de no ser así, perderá mucho tiempo y eficacia. El confeccionar un horario te ahorrará esfuerzo y tiempo: sin él perderás mucho tiempo indeciso/a en determinar qué vas a estudiar, cuándo lo harás, qué material utilizarás, etc. Se trata de hacer cada cosa en su momento, con regularidad: clases, estudio privado, deporte, ocio.

   Para elaborar tu horario de estudio debe considerar los siguientes aspectos:

   A) Confecciona tu horario a partir de las horas fijas (trabajo, comidas, dormir, clases, otras actividades, etc.), procurando aprovechar todas las que te queden libres, aunque sean breves espacios de tiempo.

   B) Se recomienda como mínimo una hora de estudio por cada hora de clase, aunque ello dependerá de las dificultades que la materia tenga para usted. Ello implica, al menos, dos o tres horas de estudio privado diario; intenta estudiar el mayor tiempo posible y recuerda la importancia de estudiar un poco más cada semana, cada mes.

   C) Dedica a cada asignatura un tiempo proporcional a su dificultad e importancia de cara a aprobar los exámenes.

   D) Distribuye el tiempo de estudio personal por materias concretas. Es decir, no basta poner: «estudio de 6 a 9»; hay que tener claro, por ejemplo: de 6 a 7 Ciencias Sociales; de 7 a 8 Matemáticas; de 8 a 8:30 Religión;8:30 a 9 Tecnología, etc. Evitamos dudas sobre qué estudiar, no dedicaremos más tiempo a las materias más fáciles o agradables y distribuiremos mejor el tiempo dedicado a cada asignatura: es mejor estudiar cada materia en varias sesiones cortas a lo largo de la semana, que un solo día en una sesión larga.

   E) No pongas juntas asignaturas similares. Procura alternar las materias de manera que sean diferentes las que estudie seguidas. Por ejemplo, Matemáticas-Lengua y Literatura, Física y Química-Ciencias Sociales, etc.

   F) Las sesiones de estudio para una misma materia no deberían exceder de hora y media seguida, salvo en caso de examen. Es bueno un pequeño descanso y, luego, cambiar de materia o actividad, dejar de estudiar y hacer test, deberes, etc.

   G) Procura estudiar cada día las materias que te explicaron en clase, lo más cerca posible de la explicación. Si no asistes a clase, estudia todas las materias a diario.

   H) Dedica un tiempo al repaso: cada día antes de acostarte, dedica que un tiempo a refrescar lo estudiado durante el día y en sesiones anteriores.

   I) Es imprescindible dedicar a diario un rato a distraerse, hacer ejercicio, etc. aunque posiblemente esté de más recordártelo.

   J) Estudia siempre a las mismas horas. Estudiar siempre a la misma hora y en un mismo lugar favorecerá el nivel de concentración y el rendimiento, ya que irá creando en ti un hábito, una necesidad inconsciente de estudiar.

   K) Procura ser rígido con la planificación. Cumple el horario hasta crear un hábito, haz que las horas dedicadas a estudiar sean inamovibles.

   Confecciona un horario de estudio semanal y ponlo por escrito; colócalo en un lugar visible y cúmplelo a rajatabla. Si te falta tiempo para estudiar lo previsto, amplía el tiempo dedicado a estudiar; si te sobra tiempo, aprovéchelo para repasar, contestar cuestionarios, elaborar preguntas, etc.

   L) Asegúrate de que estudias un número de horas suficiente como para aprobar los exámenes, sin agobios y prisas de última hora.

   M) El alumno no debe estudiar cansado, por tanto, descansa cuando dejes de estudiar (entre materia y materia) y cuando te sientas agotado. Para descansar, cambia de actividad intelectual o haz un cambio mental total, procurando relajar los músculos y los sentidos, o, simplemente, estar un rato sin hacer nada.

   El tener un horario de estudio tiene las ventajas de ayudar a concentrarse rápidamente y a no divagar, y ayudar a crear el hábito de estudio. A casi todos nos resultará familiar el caso del estudiante bienintencionado que decide empezar a estudiar a las cinco de la tarde, y comienza por sentarse en su escritorio y organizar con cuidado todos los elementos que va a necesitar durante el estudio. Una vez que lo tiene todo organizado aparece el primer pretexto: recuerda que por la mañana no le dio tiempo a leer ese artículo del periódico que parecía tan interesante. Piensa que, si se propone estudiar, es mejor que elimine todas las pequeñas interferencias antes de poner mano a la obra. Abandona, pues, su escritorio, empieza a hojear el periódico y descubre que hay más artículos interesantes de los que había pensado. Accidentalmente descubre la guía de programas de televisión, y aprovecha para planear la primera interrupción de la tarde, un programa que dure aproximadamente de siete y media a ocho. Encuentra el programa en cuestión y descubre que empieza a las seis y media. Llegado a ese punto, piensa: “bueno, he tenido un día difícil, falta poco para que empiece el programa, me hace falta un descanso, después me pondré a estudiar…”.

    Un posible horario de estudio podría ser:

TIEMPO GRADO DE DIFICULTAD MATERIA
1 h. a 45 min. Materia fácil o agradable Religión, Plástica…
10 a 5 min. Descanso
1,30 h. a 1 h. Materia difícil Física y Química, Matemáticas, Historia, Arte…
15 a 10 min. Descanso
1,45 h. a 1,30 h. Materia más difícil Hacer ejercicios, revisar temas para el próximo día…
FIN DE LA SESIÓN

   Además, hemos de distribuir la tarea de estudio a partir del temario completo que tendrá que abordar a lo largo del curso, por Unidades Didácticas:

   Para ello es necesario:

· Conocer programa de asignaturas, material y fechas de examen.
· Considerar el tiempo real del que dispone.
· Delimitar objetivos.
· Distribuir equilibradamente nº temas/semana/mes antes de los exámenes.

   Insistimos en que es fundamental estudiar unas cuatro horas al día todas las materias. Cuando el alumno llega del colegio a su casa, después de comer, ha de dedicar una hora y media al descanso para, a partir de las 4 ó 5 de la tarde, ponerse a estudiar y a realizar las tareas del próximo día. La jornada de preparación de las asignaturas por parte del alumno irán, pues, de 4 a 8 de la tarde o de 5 a 9. No es conveniente que prolongue más el tiempo del estudio ya que acabaría agotado y el grado de asimilación de la materia sería muy bajo.

   Además, el estudio diario debería constar de los siguientes momentos:

   A. Confección de unos buenos apuntes lo más cerca posible de la explicación, tomados en clase, o durante la sesión de estudio privado.

   B. Estudio de la materia prevista para el día en la planificación.

   C. Comprensión perfecta.

   D. Memorización.

   E. Realización de tareas: síntesis, preguntas, peticiones del profesor, etc.

   F. Repaso, revisión de lo que estudiará el día siguiente.

   G. Repaso de lo estudiado en el día de hoy y lo que corresponda, en función del calendario de repasos, de días anteriores.

   El estudio diario, siento decirlo, es casi obligatorio. No consiste en estar delante de los libros dos o tres horas todos los días. Consiste en ver nuestras propias necesidades, analizar en que campos o temas tenemos más problemas, cuales son las prioridades inmediatas (exámenes, y trabajos, presentaciones, etc.), y a partir de ahí confeccionarnos un horario de “trabajo” diario. Sí, digo bien, “trabajo” ya que debemos concienciarnos que el estudio, hasta llegar al período laboral social, es nuestro verdadero trabajo y lo debemos ver, o por lo menos intentar, como algo inherente a nosotros mismos que va a facilitar, con toda seguridad, nuestra posterior vida laboral. 

   Para poder llevar adelante un buen plan de estudio hay que acostumbrar se a seguir siempre un orden. Para ello conviene tener en cuenta:

   1. Comenzar a estudiar con decisión (tan pronto como uno se siente en la silla). En cuanto uno se sienta a estudiar, debe desencadenarse en el cerebro el reflejo de que comienza ya la sesión de estudio, sin más preámbulos. Así, la actividad intelectual se pondrá en marcha de forma automática, sin esfuerzo.

   2. Es aconsejable comenzar a estudiar un tema por su aspecto más fácil y agradable o que ofrezca más interés. A medida que se va profundizando en los contenidos, será más fácil acceder a lo que entraña una mayor dificultad.

   3.Los puntos más difíciles deben abordarse cuando el nivel de atención y concentración sea máximo.

   4.Dejar los trabajos sencillos que no necesitan mucha atención para cuando se esté más cansado: dibujar, pasar apuntes en limpio, hacer trabajos manuales…

      5. Descansar periódicamente. El estudiante normal necesita descansar cada cincuenta o sesenta minutos. Tras la primera hora de estudio, cinco minutos son suficientes para hacer unas cuantas respiraciones profundas frente a la ventana, desentumecer los músculos, estirar las extremidades, hacer algunas flexiones, beber un vaso de agua….A partir de la segunda hora de estudio, el tiempo de descanso deberá ampliarse a quince, veinte, o treinta minutos. No conviene dejar la sesión de estudio cuando haya una cuestión muy difícil que no se ha logrado resolver, sino en algún aspecto de interés y agrado que haga fácil la reanudación del estudio.

   Hemos de dividir el tiempo de estudio en cuatro etapas:

   1) Exploración.

   2) Adquisición.

   3) Fijación y repaso.

   4) Autoevaluación.

   Podemos también mejorar nuestra memoria sobre nueva información con interrupciones en nuestras sesiones de aprendizaje. Si lo hacemos así, nos aprovecharemos de los siguientes “efectos especiales” descubiertos por los psicólogos:

   · Recordamos más de la primera parte de una sesión de estudio. Esto se conoce como Efecto de primacía.

   · El material aprendido durante el final de una sesión de aprendizaje también se recuerda mejor después. Esto se denomina Efecto reciente.

   · Si interrumpimos un período de aprendizaje, automáticamente aumentamos nuestra memoria. A esto se le llama Efecto Zeigarnik.

   · Unos pocos minutos después de aprender algo nuevo, la memoria a menudo aumenta durante un corto período de tiempo. Esto se conoce como Efecto reminiscencia.

   Si intentamos aprenderlo todo en una sola sesión larga, sólo nos beneficia remos del efecto de primacía y del reciente, de ninguna manera de los otros dos. Si la sesión se divide en algunos períodos más pequeños, con interrupciones entre ellos, conseguimos aprovecharnos de los cuatro fenómenos naturales.

BIBLIOGRAFÍA.
· Burón, J. (1993): Enseñar a aprender: introducción a la meta cognición. Mensajero. Bilbao. 
· Buzan T. (1993): Cómo utilizar su mente. Ediciones Deusto. Bilbao.
· Cardona C. y otros (1991): Técnicas de Estudio. Disgrafos. Alicante.
· Díaz Vega J.L. (1988): Aprende a estudiar con éxito. Trillas. México.
· Hernández, P. y García, L. (1991): Psicología y enseñanza del estudio. Pirámide. Madrid. 
· Martín H., E. (2007): Leer para comprender y aprender. CEPE. Madrid.
· Novak J.D (1998): Conocimiento y aprendizaje. Alianza Editorial. Madrid.
· Novak J.D. y Gowin D.B. (1988): Aprendiendo a aprender. Martínez Roca. Barcelona.
· Romain, Trevor.( 2002): Cómo Hacer la Tarea sin Vomitar. Panora ma Editorial. México.
· Sánchez, Mª. L. (1991): Cómo estudiar. Granada. Madrid.
· Staton, Thomas F., (1996). Cómo Estudiar . Editorial Trillas. México.
· Tierno, B. (2003): Las mejores técnicas de estudio. Temas de Hoy.  Madrid.
· Touron, J. (1989): Métodos de estudio en la Universidad. Ediciones Universidad de Navarra. Pamplona.

PÁGINAS WEB EN INTERNET
· Blogdelassociales.blogspot.com.es/planificación-del-estudio html
· http://estudiacurso.com/como-hacer-una-planificacion-de estudios/
· http://www.solohijos.com/html/articulo.php?idart=10
· http://www.psicopedagogia.com/tecnicasdeestudio/planificacion
· http://www.tecnicasdeestudio.com/planificacion.htm
· Portal.uned.es/Apoyo estudiantes/
· http://www.aplicaciones.info
· http://www.educamadrid.org
· http://www.safaburgus.com/recursosdidacticos
Autor: Benedicto Cuervo. 12-XII-2013

———–
Otros temas relacionados:
Planificar un horario de estudio
El trabajo escolar en casa
Otros artículos sobre TÉCNICAS DE ESTUDIO
Enviar a un amigo

Anuncios

5 Responses to Planificar el estudio

  1. samil dice:

    muy bueno gracias. La planificacion educativa muy importante en el proceso de impartir clases

  2. miguel dice:

    muy bueno este concepto
    ♥☻☺

  3. aramo dice:

    Hola Miguel:
    Me parece muy necesario aprender a planificar el estudio y adquirir unas buenas técnicas de estudio.
    Para ello recomiendo hacer todos los ejercicios de “Técnicas de estudio” que están en este enlace:

    http://www.aplicaciones.info/utiles/tecnicas.htm

    Un cordial saludo de
    Arturo Ramo

  4. Sebastián dice:

    Muy buen artículo, 100% recomendable.
    Saludos desde Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: