Diferentes modelos de exámenes

Aprender mucho y bien

   Decir con exactitud cuántos tipos de exámenes hay puede resultar complicado. Los educadores  pueden tener sus formas personales de evaluar al alumno, y esos también son tipos de exámenes diferentes. Sin embargo, sí podemos hacer un recuento de aquellos tipos de exámenes más comunes. Entre los más utilizados por los educadores estaría el examen oral, el escrito, el de tipo test, y el examen con el libro abierto.

   Veamos sus características , sus ventajas y desventajas que tienen cada uno de ellos:

   Examen oral.

   El examen oral, como bien sabemos, es aquel en el que el alumno se enfrenta a un diálogo oral con el profesor, quien podrá pedirle que desarrolle determinado tema o podrá hacerle preguntas al respecto.

   El examen oral es uno de los métodos de evaluación más frecuentes porque permite al estudiante demostrar, tanto su conocimiento como sus habilidades de comunicación. Este tipo de examen representa una mayor dificultad que el examen escrito porque obliga al estudiante a una mayor preparación, lo mismos que a elaborar respuestas con mayor profundidad. Finalmente, el examen oral se utiliza en todas las áreas de estudio y sus características dependen, tanto de la materia como del profesor o profesores que examinan al alumno.

   La prueba oral ha sido tradicionalmente el método de examen más usado, especialmente en la enseñanza superior. Habitualmente estas pruebas presentan muchos inconvenientes, ya que en el desarrollo de las mismas intervienen variables no necesariamente relacionadas con los objetivos del aprendizaje que se quiere evaluar.

   La estructura del examen oral consta de tres partes: la introducción, el cuerpo y las conclusiones. En la introducción se explican los lineamientos que el alumno debe tomar en cuenta, así como se define el tema central del examen y los diferentes aspectos que se desarrollarán a lo largo de éste. Después se desarrolla el cuerpo del examen, constituido por preguntas que el profesor elabora como las respuestas del alumno. Finalmente, se da una especie de conclusión, donde el profesor comenta sus observaciones y dis cute algunos puntos con el estudiante, abriendo un diálogo con éste último.

   Dentro de las ventajas de un examen oral nos encontramos con la posibilidad de que el examinador podrá aclarar, repetir, ayudar, dar pistas, etc. Además, un examen de este tipo le permitirá al estudiante corregirse sobre la marcha, entregándole en algunos casos la posibilidad de una segunda res puesta, diferente a lo que sucede con el examen escrito. Sin embargo, en es ta clase de pruebas los nervios pueden no ayudar al alumno, sobre todo si éste es tímido o ansioso. Incluso, me consta, que algunos alumnos tienen que tomar pastillas para afrontar esta prueba. No obstante pienso que es necesario este tipo de examen para acostumbrar al alumno a hablar en público y romper su timidez así como para mejorar su oratoria tan deficiente en muchos de ellos.

   Sería recomendable que los alumnos tuviesen en cuenta lo siguiente:

   · Hablar lento y de forma clara.

   · Utilizar un lenguaje que transmita exactitud y logre convencer al profesor.

   · Utilizar una expresión formal y objetiva.

   · Evitar información superflua.

   · Evitar la memorización.

   · Estar consciente del tiempo asignado para cada pregunta.

   Examen escrito.

   El examen escrito es el más común de todos. A diferencia del oral, en este tipo de control las ideas y respuestas quedan plasmadas en el papel, contando con la ventaja del tiempo, ya que tendremos mayor cantidad para finalizarlo, lo que nos dará la posibilidad de analizar con mayor detenimiento cada respuesta. Quizás los exámenes escritos son complicados para aquellos que no tienen mucha facilidad de expresarse y rapidez con el bolígrafo.

   Los exámenes escritos son los instrumentos que con mayor frecuencia utilizan los docentes para recoger información acerca de los aprendizajes de sus alumnos y luego, en base a esa información, tomar la decisión de aprobar al alumno o, por el contrario, suspenderlo en su asignatura.

   Los exámenes escritos paulatinamente van desplazando a los exámenes orales, tanto en las evaluaciones parciales como en las evaluaciones finales, siendo los más utilizados actualmente.

   Según una investigación realizada por la revista científica Science, este sistema de evaluación es mucho más positivo de lo que algunos creen, puesto que en el momento del examen el propio estudiante tiene unas pistas mentales más efectivas que cuando está estudiando.

   Estas pistas reciben el nombre de mediadores y se definen como palabras, frases o conceptos que estimulan lo que el estudiante intenta recordar. Este planteamiento fue puesto a prueba con cien alumnos de un colegio universitario que estudiaron 48 pares de palabras en suajili y en inglés.

   En una primera etapa, se pidió a los estudiantes que pensaran mediadores que relacionaran una palabra del suajili con otra del inglés como un método efectivo para memorizar la información. El resultado fue que los estudiantes que a mitad del proceso tuvieron que hacer un examen lograron un mejor resultado en la prueba final que los que, por el contrario, no fueron examinados. Por lo tanto, en opinión de muchos expertos, realizar un examen de prueba antes del auténtico puede ser una buena forma de lograr mejores resultados.

   Aunque muchos estudiantes consideran que valorar el conocimiento de un alumno en un solo examen no es justo, ya que existen muchos factores que pueden disminuir los resultados, como por ejemplo los clásicos nervios y la ansiedad, lo que provoca que muchos alumnos no obtengan las calificaciones que realmente merecen, en estos casos lo mejor es acudir a un experto para que nos ayude a relajarnos o tomar un infusión que ayude a tranquilizarnos.

   Veo dos tipos de inconvenientes a los exámenes escritos. El primero sería el que algún alumno se puede ausentar del examen el día acordado para ello entregando al tutor un justificante informando que tiene que ir al médico o a otro sitio de manera urgente. Por tanto este alumno tendría varios días extras más para estudiar y preparar mejor el examen escrito que tiene pendiente. El segundo inconveniente, como todo el mundo sabe, es que algún alumno venga preparado con “chuletas” y copie algunas preguntas o todo el examen. Hoy en día se han sustituido los papeles por los móviles para intentar copiar en los exámenes escritos.

   Lo ideal, para evaluar bien a un alumno, es realizar varios exámenes escritos a lo largo de la evaluación combinados con pruebas orales, actividades prácticas realizadas en clase, pequeños trabajos de investigación y el grado de interés y esfuerzo del alumno ante la asignatura. De todo ello saldría la nota final objetiva de la evaluación correspondiente.

   Examen tipo test.

   Aunque algunos piensan que es el modo más sencillo, este tipo de controles suelen ser muy engañosos. En estas pruebas las preguntas vienen con dos o más posibles respuestas, de las cuales sólo una es la correcta, aunque las otras dos suelen estar hechas para crear confusión. Este tipo de exámenes es ventajoso para los que llegan bien preparados, ya que la respuesta correcta estará ante sus ojos, pero será muy negativa para aquellos que no llegan del todo preparados.

   Lo primero que ha de hacer un alumno en este tipo de prueba es dar un vistazo a todo el examen. Leer por encima, rápidamente, todas las cuestiones o preguntas, pero sin responder todavía. En este primer contacto no te centres en lo que no sabes. La memoria es asociativa y poco a poco verás qué es lo correcto.

   Después de esa lectura rápida de todo el examen, procede a responder a cada pregunta o cuestión. Puedes seguir este orden, descrito con cierto detalle, pero que, en la práctica, no te llevará mucho tiempo. 1º. Lee con atención el enunciado o introducción (lo que está antes de las op­ciones A, B, C, D) y responde mentalmente. Antes de leer las opciones o alter­nativas (A, B, C, D), trata de responder mentalmente a ese enunciado o de ver qué es lo que te viene a la mente, como si no hubiera opciones a elegir. No es necesario emplear mucho tiempo en esta tarea. Realizar esto te dará más segu­ridad 2º. Considera todas las opciones. Con la idea que ya tienes, examina cada una de las opciones. Resulta más aconsejable proceder por exclusión: elimina o excluye sucesivamente las opciones que estás seguro de que son incorrec­tas o menos correctas. Haz una lectura detenida de cada una de las opciones, seguida de una lectura rápida de todas ellas. Si coincide la respuesta que diste mentalmente con una de las opciones, tienes una buena razón para marcar esa opción. 3º. Selecciona la mejor opción. No es suficiente con señalar una que a ti te pa­rezca correcta. Asegúrate de que has elegido la mejor. 4º. Comprueba la respuesta que has dado. Para tener mayor seguridad de que tu respuesta ha sido la correcta, reformula mentalmente –expresa lo mismo con distintas palabras– el enunciado (lo que va delante de las opciones) y la opción que has elegido: ¿Qué tal te «suena» y reducirá las confusiones cuando leas las opciones.

   El alumno responderá con cierta agilidad. Normalmente, todas las preguntas tienen el mismo valor para la calificación. No te entretengas demasiado en las cuestiones que desconoces o dudas mucho, respondiendo primero a las que sabes con seguridad, las que estás seguro de acertar. Deja para una segunda vuelta, o para vueltas sucesi­vas, aquellas que todavía no estás seguro de cuál es la respuesta correcta y procura llegar hasta el final.

   Has de prestar especial atención a las palabras-calificadoras. Cada palabra es im­portante, pero sobre todo algunas. Detecta las expresiones o palabras-califica­doras y las que modifican el sentido de las frases. Por ejemplo: nunca, algunas veces, siempre, ninguno, algunos, todos, frecuentemente, muchos, generalmen­te, esencial, rara vez, es verdad, es falso, etc. En general, todas las que, si las sustituimos por otra, cambia el sentido de la frase. Si está permitido, subráya­las.

   Una estrategia recomendable, en caso de duda, es sustituir mentalmente esa palabra-calificadora por otras posible, y comprobar cómo queda el enuncia do después de este cambio.

   Cuando no encuentras sentido al enunciado o introducción (lo que va de­lante de las opciones). Trata de combinar el enunciado o introducción con cada una de las opciones por separado, independientemente. Así resulta más fácil comprender su sentido que si lees todas las opciones seguidas.

   Leer todas las opciones seguidas puede crear confusión. Resulta más proba­ble que destaque una de las opciones al combinar cada una de ellas, una por una, con la pregunta o enunciado (lo que va delante de las opciones).

   Examen con el libro abierto.

   En un examen con libro se examina el entendimiento antes que la capacidad de recordar y memorizar las cosas.

   Se espera que:

   · Se aplique el material aprendido en nuevas situaciones.

   · Se analicen los elementos y las relaciones.

   · Se sinteticen y se estructuren.

   · Se evalúen usando el material como prueba.

   El acceso a los contenidos (en libros, notas, etc.) varía según el profesor.

   El examen puede hacerse en casa o en la clase con preguntas que se hayan o no visto con anterioridad al examen.

   No hay que subestimar la preparación que se necesita para pasar un examen de libro abierto: el tiempo es limitado, así que la clave está en organizarse para poder encontrar rápidamente los datos, citas, ejemplos y argumentos con los que poder responder a la preguntas.

   Para preparar bien este tipo de examen el alumno debe de estar al corriente de las lecturas y deberes de clase y preparar una breve lista con ideas y conceptos que vayan a salir en el examen, seleccionando cuidadosamente lo que traigan al examen y anotar cualquier cosa significativa que no se pueda llevar. Además, hemos de incluir nuestros propios comentarios sobre la información de manera que den fuerza al argumento y que demuestren que han pensado las cosas.

   Bibliografía.
· Álvarez, Alfredo: Hablar en español.: Editorial Porrúa/ Ediciones Nobel. México, 2005.
· Bes-Rastrillo, M. y F.J. Jiménez-Ruíz: Cómo preparar un examen tipo test. Universidad de Navarra, S.A, 2009.
· Bericat, E.: La integración de los métodos cuantitativo y cualitativo en la investigación social. Ediciones Ariel. Barcelona, 1998.
· Burke, M. J. & Dunlap, W. P. :Estimating interrater agreement with Average Deviation Index: A user guide. Organizational Research Methods. 2002.
· Chavarría N., X., Hampshire, S. & Martínez, F. :Una aproximación a los estudios de caso desde la práctica. Revista de investigación educa tiva. 2004.
· Díaz González Juárez y Faustino García: Examen escrito. (En PDF)
· Henry, P.J., Sternberg, R. J. & Grigorenko, E.L. : Capturing succe ssful intelligence through measures of analytic, creative and practical skills. En O. Wilhem & R. W. Engle: Handbook of understanding and measuring intelligence. Thousand Oaks, CA: SAGE. 2005.
· Jonassen, D. :Instructional design models for well-structured and ill-structured problem solving learning outcomes. Educational Techno logy Research and Development. 1997.
· Lafourcade, P.: Evaluación de los aprendizajes. Ediciones Cincel. Madrid, 1985.
· Martínez C., P.: El método de estudio del caso: Estrategia metodoló gica de la investigación científica. Pensamiento y Gestión, 20. Uni versidad del Norte. 2006.
· Merino, Luis A. y Arias, Inma: Exámenes orales vs exámenes escritos: Ventajas e inconvenientes. (En PDF)
· Morales V., P. : La evaluación académica: Conceptos y planteamientos básicos. Cuadernos monográficos del ICE, núm. 2. Universidad de Deusto. Bilbao, 1995.
· Muñiz, J., Fidalgo, A. M., Cuesto, E. G. & Martínez, R. : Análisis de los ítems. Ediciones La muralla. Madrid, 2005.
· Pallarés Molins, Enrique: Técnicas de estudio y examen para universitarios. Ediciones Mensajero. Bilbao, 2007.
· Saiz, C. : Pensamiento e instrucción. En M.A. Verdugo (Dir.): La evaluación curricular. Una guía para la intervención psicopedagógica. Ediciones Siglo XXI. Madrid, 1994.
· Segura Ruíz, Manuel: Cómo realizar un cuestionario psicotécnico y de personalidad: Teoría, ejemplos prácticos y soluciones razonadas. Editorial Meta, 2004.
· Stufflebeam, D. L. & Shinkfield, A. J.: Evaluación sistemática. Guía teórica y práctica. Ediciones Paidos-M.E.C. Barcelona, 1987.
· Tenbrick, T. D. :Evaluación, guía práctica para profesores. Ediciones Narcea. Madrid, 1983.
· Thyne, J. M. :Principios y técnicas de examen. Ediciones Anaya. Madrid, 1978.

   Webgrafía.

· http://educacion.laguia2000.com/evaluacion/examenes-escritos
· http://estudiantes.universia.net.co/examenes/…examenes/tipos-examenes/
· http://estudiacurso.com/la-importancia-de-los-examenes
· http://platea.pntic.mec.es/jcarias/curso/…/Tipos%20de%20exámenes.pdf
· http://universitarios.universia.net.mx/examenes/…examenes/tipos-examenes/
· http://www.aulafacil.com/Tecestud/Lecciones/Lecc24.htm
· http://www.ehowenespanol.com/tipos-examenes-escritos-entrevistas lista_438982/
· http://www.eliceo.com/stag/ventajas-del-examen-escrito.html
· http://www.eliceo.com/formacion/cuantos-tipos-de-examenes-hay.html
· http://www.examtime.com/es/blog/tipos-de-examen-enfoques/
· http://www.ilustrados.com/tema/…/Perfeccionando-examenes-escritos.html
· http://www.lafamilia.info/colegios/alumnos/consejosparaestudiar.php
· http://www.slideshare.net/rickmendez/el-examen-escrito
· http://www.studygs.net/espanol/tstak7 htm
· http://www.tecnicas-de-estudio.org/examenes/examenes47 htm
· http://www.tiposde.org/general/558-tipos-de-examenes/
Benedicto Cuervo Álvarez.
——-
Otros temas relacionados:
Cómo preparar un examen
Cómo mejorar el éxito escolar
Otros artículos de TÉCNICAS DE ESTUDIO
Enviar a un amigo

Anuncios

2 Responses to Diferentes modelos de exámenes

  1. hablais de bastantes tipos de examenes me gustaría que invitarlos a ver tipos de arte, tambien es educativo.

    gracias

  2. aramo dice:

    Hola:
    El arte es todo un mundo. Su campo es inmenso. Visitaremos tu página.
    En Aplicaciones didácticas hay una sección de arte clásico: gótico, barroco, neoclásico, etc.

    http://www.aplicaciones.info/pintura

    Un cordial saludo de
    Arturo Ramo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: