Rajoy no cumple lo prometido

images-3
El Gobierno ha retirado el Anteproyecto de Ley sobre la reforma de la ley del aborto, aunque tratando de resolver las posibles dificultades que se pudiesen presentar a  algunas mujeres embarazadas. Proyecto que se aprobó hace nueve meses en el Consejo de Ministros y que incluso fue citado favorablemente por el Sr. Rajoy en la campaña de las elecciones europeas. Aunque las razones para tomar esta decisión parecen deberse a simples cálculos electoralistas y a la división existente dentro de los dirigentes del propio Partido Popular.Respetando todas las opiniones dentro y fuera del Partido Popular, creo que la retirada de este anteproyecto, es perjudicial para el  Partido y para el resto de la sociedad española, incluyendo a las propias mujeres que, por diversas causas, tengan dificultades para llevar a feliz término el nacimiento de sus hijos, que ya lo son desde el momento de la fecundación. Desde luego me parece elemental que se adopten las medidas legislativas oportunas que traten de superar los inconvenientes que puedan surgir ante cualquier embarazo, sea en su origen, (violaciones), o en su desarrollo.

Al PP le puede perjudicar gravemente el incumplimiento de su programa teniendo mayoría absoluta en el Parlamento. ¿Para qué sirven las promesas? ¿Para olvidarlas una vez conseguido el objetivo por el que fueron hechas? Comprendo que puedan haber divisiones dentro del propio partido, pero estas posibles divergencias se tienen que saldar antes de incluirlas en el programa. Y una vez incluídas se tienen que asumir, aunque la opinión pública cambie de opinión. Porque los que nos hemos fiado de las promesas tenemos derecho a que, pudiendo, se cumplan.

La defensa de la vida humana, desde la concepción hasta el fallecimiento por causas naturales, es un valor humano indiscutible en una sociedad sana. Esto no es una opinión personal, sino una buena disposición de todos los humanos que la doctrina cristiana  la toma como base de una vida coherente: amar al prójimo como a sí mismo.

Aunque el egoísmo personal nos incline a buscar el beneficio propio olvidándonos de los derechos de los demás, al final, todo el mundo acepta que es más grato dar que recibir, prestar desinteresadamente un servicio que cobrarlo sin haberlo hecho. Y las propias deficiencias pueden impulsar al prójimo a que nos ayude a superarlas. Y a la inversa.

Luis Corell Ruiz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s