Dejar actuar a los hijos

Profesores

   A lo largo de la historia de la educación han aparecido algunas pedagogías “avanzadas”, elaboradas en las mesas de un despacho y siguiendo ideologías no muy contrastadas. Así surgió el proyecto de que la educación la debía hacer el Estado, sin la colaboración de los padres. En Estados Unidos apareció otro proyecto de que la educación de los pequeños era tarea exclusiva de los profesores. En todos los casos el resultado ha sido un fracaso.

   La educación de los pequeños no es como las matemáticas, así como la vida humana no es igual a los números. La educación no se puede reducir a una serie de recetas que aplicadas sistemáticamente producen el resultado apetecible. Nunca es positivo hacer experimentos con los niños porque son los que terminan padeciendo las consecuencias.

   El agente de la educación del niño es el propio niño, al que hemos de ayudar todos, el padre, la madre, los profesores y otras personas. Pero los padres y educadores no podemos pretender que el chico termine siendo un superman o un superhombre.

   Las circunstancias que influyen en la educación de los pequeños son muchas, como la televisión, los amigos, los profesores, los padres, las lecturas, los juegos, las nuevas tecnologías, como el móvil, la tableta, el ordenador, etc. Los educadores no podemos controlar todas esas influencias
que recibe el niño. Nuestra misión es enseñar y formar a los hijos/alumnos para que sean ellos los que den la respuesta adecuada a cada uno de los estímulos que vienen de fuera. Un educador decía que había que calificar con Sobresaliente a las madres que enseñan a actuar solos a sus hijos.

   Los mayores no podemos estar presentes en las mil circunstancias en las que el chico se encuentra a diario y hay que enseñarle a actuar a solas, teniendo en cuenta sus limitaciones, su debilidad y sus defectos. También los adultos tenemos esas mismas deficiencias y hemos de luchar para cumplir con nuestros deberes a pesar de todo. Tenemos defectos pero tratamos de corregirlos. Pues también los pequeños son inconstantes, poco trabajadores, desobedientes, etc. pero hemos de aceptarlos como son y ayudarles para que sean ellos mismos los que mejoren y se formen.

   Arturo Ramo.
———
Otros temas relacionados:
Educar para la vida
Realización personal
Otros artículos sobre los PROFESORES
Enviar a un amigo

Anuncios

One Response to Dejar actuar a los hijos

  1. Benedicto Cuervo Álvarez dice:

    Estoy de acuerdo con tu artículo, Arturo. Pienso que en la educación de un niño existen múltiples influencias, internas y externas, que si se combinan adecuadamente conseguirán el adecuado aprendizaje de ese alumno. Los profesores hemos de ser muy pacientes y perseverarantes ya que en nuestra profesión los resultados no se consiguen inmediatamente sino después de bastantes años y, muchas veces, con altibajos y algún que otro fracaso para, al final, conseguir que un alumno termine con éxito sus estudios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: