La escuela y su entorno social

Éxito escolar

    Todo centro educativo está ubicado en un territorio determinado por los grupos sociales predominantes en su entorno. Así, podemos encontrar colegios o institutos situados en áreas centrales de la ciudad donde predomina la clase social media-alta y, por tanto, los alumnos pueden disponer de suficientes medios económicos para comprar todo tipo de material educativo, pagarse clases particulares en buenas academias de inglés e, incluso en su tiempo libre practicar diversas actividades (natación, tenis, judo, etc.).

    Otros centros educativos están situados en áreas intermedias que hace medio siglo conformaban el centro de la ciudad y que se ha ido deteriorando a medida que se fue potenciando el nuevo centro comercial-administrativo de la ciudad. En estas áreas intermedias viven gran número de personas mayores e inmigrantes africanos y latinoamericanos que son, fundamentalmente, los que aportan un mayor número de niños a estos centros construidos recientemente y en donde los resultados académicos no son muy satisfactorios.

    En tercer lugar, las áreas más degradadas se sitúan en la periferia de las ciudades, donde viven las personas con recursos económicos muy bajos y el paro es muy superior al existente en la zona central de la ciudad.

    Existen gran cantidad de trabajos y estudios que constatan una clara relación entre la zona urbana, posición social y nivel de estudio alcanzado por el alumno. Estos estudios señalan que en los colegios situados en las áreas centrales de las ciudades, donde el estrato social es medio-alto, el fracaso escolar es muy inferior al de las zonas periféricas en el que, además de los malos resultados académicas, se unen otros problemas relacionados con la prostitución o las drogas.

    Es lógico que el nivel que alcanzan los alumnos en los centros educativos de las áreas centrales urbanas sea alto o muy alto ya que disponen de muchos más medios económicos, materiales (pizarras digita les, bibliotecas, polideportivo, etc.) y humanos (profesores fijos, bien preparados y retribuidos).

    Todos estos medios influirán positivamente en los alumnos que estudian en estos centros. Además, los padres se involucran más en la educación de sus hijos y están más pendientes de su evolución académica.

    Por el contrario, los colegios o institutos de la periferia urbana, están más descuidados, cuentan con menos recursos económicos y materiales, siendo el profesorado eventual, peor pagado y menos motivado. Los padres tienen un nivel socio-cultural bajo y tienden a despreocuparse de sus hijos, sin involucrarse en la actividad diaria del centro ni visitar al tutor para ver la evolución en el aprendizaje de su hijo (salvo a última hora para quejarse de las notas insuficientes de junio), delegando en el maestro o profesor todo el proceso educativo de su hijo.

    La Consejería de Educación de las diferentes Comunidades Autónomas y, en último caso, el Ministerio de Educación y Ciencia han de procurar velar porque estas diferencias tiendan a acortarse y que, por supuesto, ningún alumno con capacidad pueda perder la oportunidad de estudiar o sacar los estudios adelante por falta de medios económicos o por el desinterés de padres y profesores.

    Independientemente de la clara influencia existente entre la localización del centro escolar de una u otra zona urbana respecto al nivel adquirido en el aprendizaje por los alumnos, se puede concebir toda una educación centrada en la oferta de estímulos ambientales capaces de poner al individuo en condiciones óptimas de aprendizaje. Así lo entiende y expresa Pearson cuando señala que: “todo el ambiente educa” o definiendo la educación: “ como un proceso activo de aprendizaje por la exploración y el descubrimiento…los chicos aprenden tanto unos de otros y de los agentes externos a la escuela, como de sus propios profesores”.

    Para Manuel Rico se concibe así el aprendizaje como un proceso continuo de interacción entre el que aprende y su ambiente físico y humano, con serias consecuencias para el sujeto inmerso en un ambiente social deprimido. La existencia o no de empleo en el padre, la separación de los padres, el estado económico de la familia, el emplazamiento de la vivienda en una determinada zona urbana central o periférica, los servicios culturales y recreativos disponibles, son factores condicionantes de un buen, regular o deficiente aprendizaje del alumno.

   Benedicto Cuervo Álvarez.
————–
Otros temas relacionados:
¿Cuánto esperar de los hijos?
Ruptura familiar y fracaso escolar
Otros artículos de MOTIVACIONES
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: