El debate en el aula

4.gif

    Una de las mayores dificultades con las que se encuentran nuestros alumnos a la hora de comunicarse es mediante la expresión oral. Por ello se recomienda en las reuniones de Departamento o Seminario que preguntemos en clase las correspondientes unidades oralmente para que los alumnos practiquen esa expresión oral de forma ordenada, con sentido, fluida, sin realizar pausas innecesarias y realizando la debida vocalización; además de perder el temor de hablar en público.

    Pienso, además, que un buen sistema para mejorar la expresión oral es realizar periódicamente un debate. Con los alumnos que les doy clase en 1º y 2º Curso de ESO en la FESDO realizo, periódicamente, algún debate que sea provechoso (y no una pérdida de tiempo) para ello sigo las siguientes pautas:

    1º. Que los alumnos formen voluntariamente un grupos de 4 ó 5 in dividuos (de esta manera el profesor se dará cuenta si el grupo es solo de chicos o de chicas lo cual nos daría una indicación de integración o no de género).

    2º. Antes de iniciar el debate hemos de elegir el tema a tratar en común y que dicho tema sea interesante y de actualidad para tratar por todos los alumnos.

    3º. Cada grupo ha de elegir un moderador que controle la participación ordenada de sus componentes y sirva como portavoz del grupo para la puesta en común.

    4º. Es importante que los grupos se centren en debatir el tema en cuestión y no que se distraigan en otras cuestiones distintas a las del debate.

    5º. Si algún grupo no trabaja lo suficiente, el profesor deberá de darle un toque de atención, indicando que está trabajando muy poco el tema y se están quedando los últimos.

    El tema propuesto para el debate ha de ser de actualidad y que sea de interés para la mayor parte de los alumnos participantes. Uno de los temas que hemos debatido en el colegio de la FESDO, recientemente, fue el referido al terrorismo internacional días después de los ataques yijadistas a la revista de humor Charly en París en el que fueron asesinados varios periodistas de la revista y un policía. Durante el debate los alumnos reflexionaron sobre este tema llegando a la conclusión de que es un grave problema a nivel mundial que, para algún grupo, se debería atajar mediante una intervención militar entre los países Aliados (utilización de la OTAN) y para otros grupos la solución pasaría mediante el diálogo y negociación con los grupos terroristas.

    Otros temas interesantes para la realización de un debate podrían ser: “La globalización económica”, “La violencia de género”, “El racismo y la xenofobia” o “La crisis económica y la corrupción en nuestro país”. También se podría debatir un tema explicado en clase y que tuviera una gran importancia en la asignatura que se está impartiendo. En el caso de la asignatura de Historia sería interesante un debate sobre la Revolución Francesa o la Revolución industrial, por ejemplo.

    El debate no debería de alargarse más de unos 45 minutos de clase ya que, en este supuesto, podría llegar a cansar a los alumnos y despistarse con mucha frecuencia o incluso llegar a perder el interés inicial, de ahí que el tiempo empleado para el debate no debe ser ni excesivamente corto (de tan solo 15 minutos) ni largo en exceso hasta el punto de continuar con el debate sobre el mismo tema incluso al día siguiente.

    Pienso que una hora es suficiente tiempo para la realización de un buen debate, dedicando unos 40 ó 45 minutos a discutir el tema propuesto de forma ordenada, siendo el moderador o portavoz del grupo quien tome nota de las ideas que vayan aportando sus compañeros. Durante los últimos 15 minutos de clase, aproximadamente, el portavoz de cada grupo expondrá los razonamientos e ideas consideradas como las más interesantes e importantes señaladas por sus compañeros de grupo y por él mismo.

    Al final, el profesor hará una síntesis de todas las ideas y propuestas tratadas por cada grupo de alumnos y extraerá las conclusiones oportunas.
    Este tipo de actividad es interesante porque, en primer lugar, hacemos que los alumnos se integren en un grupo y sean capaces de pensar y debatir sobre un tema de actualidad para que lleguen, por sí mismos, a una serie de ideas y propuestas que, sin duda, nos enriquecerán a todos.

    Hemos de tener en cuenta que la realización de un debate el último día antes de las vacaciones de Navidad o Semana Santa no dará los resultados apetecibles ya que los alumnos están pendientes de la salida de clase e irse de vacaciones.
Benedicto Cuervo Álvarez.
————–
Otros temas relacionados:
Aprender a conversar
Aprender a dialogar
Otros artículos sobre DIDÁCTICA
Temas interactivos de Lengua
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: