LAS COSAS PEQUEÑAS

verdad

La mayor parte de lo que hacemos son cosas pequeñas; pequeñas si, pero no por ello menos importantes.¿Como se hace un edificio? Pues a base colocar un ladrillo después de otro. De que cada ladrillo esté bien colocado depende la solidez y belleza del edificio.

El valor de las cosas pequeñas depende del amor que pongamos al hacerlas.

En toda convivencia se dan roces, porque todos somos limitados. Roces que no tienen mayor importancia si sabemos neutralizarlos con una sonrisa, una disculpa, a veces haciendo como que no nos hemos enterado…, en definitiva con amor.

Todos convivimos con otras personas por motivos diversos: en el trabajo, en la casa donde vivimos, en la familia, en las relaciones sociales, en los comercios donde habitualmente compramos, etc. Es ahí donde hemos de procurar hacer la vida agradable a los demás con nuestra amabilidad, nuestro buen humor, nuestra comprensión, interesándonos – con discreción – por sus cosas. Vivir con delicadeza las normas habituales de cortesía: dar las gracias, pedir disculpas… En el trabajo: intensidad, orden, acabar con la mayor perfección posible la tarea, es como ayudar y facilitar la tarea a los otros.

Descuidar las cosas pequeñas dificulta una buena convivencia. Empezando por el aseo personal y el ir correctamente vestido según nuestra condición, el ser educado, respetuoso con la forma de ser de los otros y sus criterios y aficiones, no “meter las narices” de forma “invasiva” en la vida de los demás.

No siempre es fácil sonreir, ni poner buena cara, ni aguantar pacientemente las, a veces, “ impertinencias” de los demás. Tengamos bien claro que todas las personas tienen la misma dignidad que nosotros, pues todos somos hijos de Dios, nos ayudará a ser comprensivos, tolerantes, a estar disponibles para ayudar, a ser sembradores de paz y alegría.

Si me dices que estas cosas pequeñas son como un grano de trigo te diré con el refrán: “un grano de trigo no hace granero pero ayuda al compañero”

Si todas estas “ pequeñeces” no las hacemos por y con amor , siendo buenas y meritorias en sí, perderían buena parte de su valor porque como dice –creo que fue San Juan de la Cruz- “al atardecer seremos examinados en el amor”

Juan Blasco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s