El encuentro con la verdad sobre uno mismo

11.gif

   Cuenta Maxim Gorki la historia de un pensador ruso que pasaba por una etapa de cierta crisis interior y decidió ir a descansar unos días a un monasterio. Allí le asignaron una habitación que tenía un cartelillo sobre la puerta en el que estaba escrito su nombre. Por la noche, no lograba conciliar el sueño y decidió salir a dar un paseo por el imponente claustro. A su vuelta, se encontró con que no había suficiente luz en el pasillo para leer el nombre que figuraba en la puerta de su dormitorio.

   Fue recorriendo el claustro y todas las puertas le parecían iguales. Por no despertar a los monjes, pasó la noche entera dando vueltas por el enorme y oscuro corredor. Con la primera luz del amanecer distinguió al fin cuál era la puerta de su habitación, por delante de la cual había pasado tantas veces a lo largo de la noche, sin advertirlo.

   Aquel hombre pensó que todo su deambular de aquella noche era una figura de lo que a los hombres nos sucede muchas veces. Pasamos por delante de la puerta que conduce al camino que estamos llamados, pero nos falta luz para verlo.

   Por eso, saber cuál es nuestra misión en la vida es la cuestión más importante que debemos plantearnos cada uno, y que podemos plantear a quienes queremos ayudar a vivir con acierto. La vocación es el encuentro con la verdad sobre uno mismo. Un encuentro que proporciona una inspiración básica en la vida, de la que nace el compromiso, el cometido principal que cada persona tiene, y que quien es creyente percibe como los planes de Dios para él. La vocación incluye todo aquello que una persona se ve llamada a hacer, lo que da sentido a su vida.

   Vocación

   —¿Y si no quisiera conocerla?

   Quizá la mayor desgracia que puede sufrir una persona es desconocer la voluntad de Dios para ella. La vocación es como el reto que el Señor nos plantea en nuestra vida, lo que nos hará más felices que cualquier otra opción. Por eso, ayudar a otra persona a encontrar la voluntad de Dios para ella es la mejor caridad que se puede ejercer con ella. Porque no es una simple caridad que le pueda resolver una cuestión parcial o puntual, y que por tanto le dará un poco más de felicidad, sino que es algo que afecta al resultado global de su vida.

   —¿Te refieres a la felicidad en la vida eterna?

   Me refería a la felicidad aquí en la tierra, aunque, al fin y al cabo, son cuestiones muy relacionadas, pues, como decía San Josemaría Escrivá, «la felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra». Los mandatos de Dios no encadenan, sino que potencian al hombre, lo desarrollan, lo dignifican, ensanchan su libertad, lo hacen feliz.

   —Pero se puede desconocer la voluntad de Dios sin tener culpa de ello.

   Siempre sería culpablemente, pues Dios da los medios para conocer su voluntad. Lo contrario sería injusto por su parte, y por tanto una contradicción.

   Dios y cada uno

   El encuentro más profundo con la verdad —aparte de la fe— es la vocación. Al decir que sí nos ponemos en las manos de Dios. La vocación es una nueva luz, un acontecimiento que nos da una nueva visión de la vida. Una luz para acertar con nuestro camino y para no tropezar en él. Cuando cualquier persona descubre una verdad, debe procurar conformar su vida con esa verdad: esto es lo coherente, y lo propiamente humano. A su vez, cualquier ideal humano nace del descubrimiento de una verdad. Cualquier cambio en la vida de un hombre parte siempre del encuentro con una verdad. Y esto es algo universal: toda persona tiene verdades que le inspiran, y de ahí parten los compromisos que definen su vida.

   —¿La vocación es encontrar una verdad, o es encontrar a Jesucristo?

   Viene a ser lo mismo, pues en el Nuevo Testamento puede leerse bien claro que Él es la Verdad. Por eso, conocer cada vez mejor a Jesucristo es algo central para el discernimiento de la vocación. La vocación es un encuentro personal con Jesucristo, no sólo un compromiso con uno mismo. Es una llamada que pide respuesta dentro de nosotros. Aunque dentro de nosotros hay muchas respuestas, que pueden encarnar muchos modos de desarrollar nuestra vida, con más o menos generosidad, como un mediocre o como un santo. Nuestra vida puede ser muy distinta, según sean esas respuestas, porque, como dice un proverbio indio, allí donde el hombre pone la planta, pisa mil caminos. La libertad sólo recorre un camino, pero está abierta a muchos.

   Nos afecta del todo

   Conocer a Jesucristo no es una mera curiosidad piadosa, un grado más en el camino de la vida ascética. También es mucho más que un fenómeno de la cultura. Es algo que afecta muy seriamente nuestra existencia. «Porque —como ha escrito José Luis Martín Descalzo— con Jesús no ocurre como con otros personajes de la historia. Que César pasara el Rubicón o no lo pasara, es un hecho que puede ser verdad o mentira, pero que en nada cambia el sentido de mi vida. Que Carlos V fuera emperador de Alemania o de Rusia, nada tiene que ver con mi salvación como hombre. Que Napoleón muriera derrotado en Elba o que llegara siendo emperador al final de sus días no moverá hoy a un solo ser humano a dejar su casa, su comodidad y su amor y marcharse a hablar de él a una aldehuela del corazón de África.

   »Pero Jesús no, Jesús exige respuestas
absolutas. Él asegura que, creyendo en él, el hombre salva su vida e, ignorándole, la pierde. Este hombre se presenta como el camino, la verdad y la vida. Por tanto —si esto es verdad— nuestro camino, nuestra vida, cambian según sea nuestra respuesta a la pregunta sobre su persona. ¿Y cómo responder sin conocerle, sin haberse acercado a su historia, sin contemplar los entresijos de su alma, sin haber leído y releído sus palabras?».

   Una llamada

   La elección de Dios es una elección de amor, una iniciativa de Dios, que ha pensado lo mejor para cada uno de nosotros. Por eso, descubrir la propia vocación es descubrir el sentido de la propia existencia. Y el secreto de la felicidad está en hacer lo que Dios quiere de nosotros.

   En los Evangelios pueden leerse numerosas escenas en las que el Señor pasa y llama. Llama y espera una respuesta. “Llamó a los que quiso”, recalcan los evangelistas. Y relatan el caso de alguno que se ofrece y no es admitido. Han pasado veinte siglos, y hoy el Señor sigue llamando, y sigue llamando a quien quiere. Nadie “se apunta”, es Él quien llama.

   Una mirada al mundo muestra enseguida la inmensidad del trabajo pendiente. “Alzad los ojos y ved los campos, dispuestos para la siega”. El campo está listo, las necesidades son enormes, pero los trabajadores son escasos y no dan abasto. La mies es mucha. ¿Cómo van a conocer a Dios si no hay quien dé testimonio de Él? Hacen falta más vocaciones, más personas que entreguen su vida para llevar la luz del Evangelio a todo el mundo, a los dirigentes de la sociedad, a los empresarios, a los intelectuales, a los abatidos, a los enfermos, a las zonas más remotas de la tierra, a quienes viven sin esperanza.

   Alfonso Aguiló. Con la autorización de http://www.interrogantes.net
——–
Otros temas relacionados:
La vocación del cristiano
Personalidad: El riesgo del autoengaño
Otros artículos de SENTIMIENTOS
Ejercicios interactivos de AUTOEDUCACIÓN

La verdad detras del espejo (creer en uno mismo)

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: