¿Le permito o le prohíbo jugar con la consola?

11.gif

   “Acabo de pasarme la pantalla número 25 y ahora, para llegar a la cueva del Gran Dragón, tengo que matar a todos mis enemigos. Me queda muy poca energía pero si cojo el cofre, me darán reservas para tirar hasta el final. He utilizado casi todas mis armas pero todavía me quedan la ametralladora y algunas bombas de gas”. Algunos padres, oyéndoles hablar así, ya han empezado a dudar de la benevolencia de esa maquinita ruidosa y llena de mandos multicolores a la que sus hijos tanto apego le tienen… Pero ¡no nos asustemos! Los videojuegos pueden ser también muy instructivos y educativos. Sólo es cuestión de acertar en la elección.

   Los videojuegos ocupan los primeros puestos en el ranking de actividades de ocio preferidas por los niños. Forman parte de su cotidianidad y son tema central de conversación entre ellos en el colegio.

   Mucho se ha dicho, y siguen circulando multitud de opiniones, sobre la conveniencia o no de las consolas y videojuegos en niños en edad escolar. La verdad es que con tanta teoría contradictoria andamos ya un poco mareados, no sabemos a quién debemos escuchar, y hasta qué punto debemos restringir su uso.

   Los videojuegos no son negativos en sí mismos e incluso pueden llegar a ser una buena herramienta educativa. Debes ser tú, apelando a tu sentido común y conociendo mejor que nadie a tu hijo, quien calibre cómo le afectan a él personalmente: si les dedica excesivo tiempo, si muestra síntomas de adicción y si el contenido de sus juegos es apropiado a su edad y carácter. La información que te ofrecemos a continuación podrá servirte de guía para ello.

   En primer lugar te aconsejamos que le hagas propuestas alternativas de ocio. Depende de ti el que tu hijo se interese por otras cosas. Prográmale un poco su tiempo libre de forma que compagine jugar con los amigos, ayudar en casa, estudiar, hacer deberes, dibujar, jugar con otros juguetes, actividades extraescolares, etc.

   Te aconsejamos también que no te quedes en la anécdota de observar lo bien que se maneja él con los mandos multiformes y llenos de botones, y lo torpe que serías tú. Interésate realmente por toda esta parafernalia que acompaña la vídeo consola y acompáñale en algunos momentos en que esté jugando. Es la mejor manera de compartir intereses con él, de estar cercano a su mundo y de que puedas valorar con conocimiento de causa el interés de este tipo de juegos.

   En el mercado podrás elegir entre toda esta gama de tipos de videojuegos:
· Juegos de acción: Son los que más se venden y acostumbran a presentar fuertes dosis de violencia en el argumento y desarrollo de la acción. Se prestan mucho a provocar nerviosismo y ansiedad pero son también los que mejor funcionan para que el niño que ha acumulado tensiones se desprenda de ellas. Están indicados para niños a partir de 8-9 años y precisan de nuestra supervisión antes de autorizar su uso.
· Juegos de aventuras: el niño se convierte en el protagonista de su propia aventura y se sumerge en un mundo de fantasía. No presentan conflictos éticos y los contenidos suelen ser divertidos. Están indicados para niños a partir de 7-8 años.
· Juegos de estrategia: el niño participa de forma activa en la elaboración de una estrategia para alcanzar un objetivo. Estimulan el razonamiento lógico y la reflexión. Los hay para niños a partir de 8-9 años.
· Juegos de deportes: suelen reproducir canchas de juego y partidos de algunos deportes como el fútbol, baloncesto, etc. Los hay que están muy bien elaborados y alcanzan niveles de realismo asombrosos. Son por lo tanto complejos para los niños. Están destinados más bien a los adolescentes a partir de 14 años.
· Juegos de simulación: son juegos en los que los niños adoptan un rol y en función de éste deben probar sus habilidades para alcanzar el objetivo. A menudo estos juegos plantean situaciones que en la vida real podrían resultar peligrosas. Indicados para adolescentes entre los 14 y los 15 años.
· Juegos educativos: hay una gran variedad de juegos en el mercado que están pensados para incrementar o mejorar la psicomotricidad fina (destreza con las manos), el desarrollo del lenguaje (escrito y oral), las matemáticas, la orientación espacial y muchas otras habilidades y aspectos. Son especialmente recomendables. Hay una gran oferta de buena calidad y se dirigen a niños desde los 18 meses hasta los 16 años.

   Aspectos positivos de los videojuegos en general:
· Desarrollan el instinto de superación en el niño ya que se propone llegar cada vez más lejos con el fin de alcanzar la meta del juego.
· Los hay que permiten mejorar y acrecentar la rapidez de razonamiento.
· Estimulan la concentración, por lo que pueden ser muy adecuados para niños hiperactivos o con déficit de atención.
· Desarrollan los reflejos y la agilidad mental.
· El hecho de interactuar con la pantalla a través de un teclado, o de cualquier otro instrumento, permite desarrollar y mejorar la coordinación manual.

   Aspectos negativos de los videojuegos en general:
· Pueden crear adicción si se hace un uso excesivo de ellos.
· Pueden producir nerviosismo y ansiedad.
· Pueden transmitir valores con los que no comulgamos.
· Pueden también provocar un cierto retraso en el proceso de socialización e incluso un aislamiento. Si el niño juega aislado en su habitación, deja de lado la relación con sus amigos.
· Aunque hayamos comentado la estimulación de la concentración como un aspecto positivo, si es llevada al límite, puede provocar en el niño falta de atención hacia su entorno.

   Recomendaciones para elegir el juego más adecuado:

   Os recomendamos muy vivamente los juegos educativos y que tengáis en cuenta los siguientes puntos para que la elección sea la mejor o, cuando menos, casi la mejor:
· Elegid un juego que tenga memoria, es decir, que permita grabar la parte del juego que ha sido realizada. Esto evitará al niño la necesidad de terminar la partida al precio que sea por miedo a tener que volver a empezar de cero.
· Es muy recomendable que el juego permita participar a más de un jugador.
· Procurad que no tenga un número interminable de pantallas hasta llegar al final porque llegar a la meta le generará ansiedad.
· Intentad que los valores que aparecen implícitos en la historia o el argumento del videojuego, sean de vuestro agrado.
· Evitad juegos que contengan violencia gratuita o que se fundamenten en la destrucción. Tampoco son nada adecuados aquéllos que bordean (a veces de forma muy sutil y subliminal) las fantasías eróticas.

   Sandra García . Licenciada en Pedagogía
    Con la autorización de: ww.solohijos.com
—————
Otros temas relacionados:
Niños con videojuegos de adultos
Juegos para la cooperación y la paz
Otros artículos de INFORMÁTICA
Ejercicios interactivos de JUEGOS
Efectos Negativos de los Videojuegos en los Niños

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: