La actitud del profesor ante los alumnos

11.gif

   Todos sabemos que el profesor es una de las piezas claves dentro del sistema educativo pero no es el único y, ni siquiera, el más importante puesto que también tienen gran relevancia la familia, el centro educativo y su dirección, el entorno social donde vive y, por supuesto, el propio alumno (mayor o menor interés, horas de estudio y aprendizaje, mayor o menor concentración en las pruebas objetivas, etc).

   Los profesores, con el transcurso de los años en la docencia, vamos adquiriendo ciertas experiencias, unas positivas y otras no tanto, que nos sirven para rectificar y enmendar los errores que hayamos podido cometer. Los alumnos se fijan en nosotros hasta en los más mínimos detalles y por consiguiente hemos de procurar actuar de forma correcta en cada momento.

   A veces, para amenizar algo la clase, podemos hacer ciertas comparaciones entre hermanos a los que les diste clase con frases como: “tu hermana era más estudiosa que tú”, “ni te imaginas lo educada que era tu hermana en mis clases” o para “cortar” a un alumno que se está metiendo con su compañera le dices: “como sigas así la vas a tener que invitar al Mac Donals este fin de semana”, entonces, generalmente, el alumno se pone colorado y rectifica su actitud. Este tipo de actuaciones, por parte del profesor, hacen que el alumno se centre más en clase pero, en algunas ocasiones, no lo toman como una broma sino a mal. No obstante, todo se arregla cuando te encuentras con los hermanos en el pasillo o a la entrada del colegio o al alumno y alumna que estaban un tanto distraídos en clase y les dices que estabas hablando en broma. Los propios alumnos reaccionan positivamente y te dicen que ya sabían que estabas bromeando.

   Pienso, pues, que es muy importante crear entre el profesor y sus alumnos cierta empatía. La actitud cálida en el aula sigue siendo un fenómeno estudiado por numerosos sicólogos y estudiosos en ciencias de la educación. Según un estudio reciente realizado por Martti Siekkinen, profesor titular de Educación en la Universidad de Finlandia, publicado en Contemporary Educational Psychology and Early Education and Development: “ es importante aprender acerca de los mecanismos que inspiran a los alumnos a convertirse en miembros activos de la comunidad escolar, les motivan para estudiar y establecer metas; en otras palabras, a creer en sus capacidades para lograr los objetivos propuestos”.

   Para conseguir aumentar la empatía entre el profesor y sus alumnos hemos de tener en cuenta algunos consejos que resultan interesantes como: preguntarles por el partido del fin de semana, felicitarles cuando consiguen ciertos logros, mostrar interés por el alumno tras una enfermedad o muerte de un familiar, interesarse por su mascota o tener una pecera o planta en clase.

   Los docentes hemos de procurar ser coherentes entre lo que les decimos y lo que hacemos. No podemos llamar la atención a alguno de nuestros alumnos por llegar tarde a clase cuando nosotros tampoco somos puntuales o decir que nos hemos de ayudar unos a los otros y nos negamos a comprarles un pincho o una Coca-Cola a la hora del recreo cuando, por su edad, no pueden salir a la calle a comprarlo ellos mismos.

   Asimismo, hemos de procurar ser optimistas y dejar aparcados nuestros problemas personales a la entrada del colegio o instituto. El profesor optimista consigue que el aprendizaje fluya en la clase. No es difícil de conseguirlo si, en primer lugar, nos situamos a la altura de nuestros alumnos para hablar con ellos e incluso para explicar o dar determinadas orientaciones. Personalmente, en muchas ocasiones, me siento en una de las sillas del aula para buscar su cercanía y para que los alumnos se den cuenta de que antes de ser profesor he sido alumno como lo son ellos ahora.

   También hemos de procurar no dar tantas órdenes. Para que la comunicación sea más efectiva es bueno reducir las imposiciones. Podemos caer en actitudes demasiado repetitivas que, con el tiempo, pierden y pueden perder la eficacia inicial. Además, debemos procurar que nuestros consejos y orientaciones se dirijan en positivo a nuestros alumnos. Si algún alumno habla en clase en voz alta podemos reemplazar la expresión imperativa “basta de gritos”, por la frase ¿podemos bajar el tono de voz? o ¿hablamos más bajito, por favor?. Si a un alumno se le ocurre tirarse al suelo en el pasillo o a la entrada del aula le podemos preguntar ¿quién va a lavar tus pantalones sucios? ¿los lavarás tú?.

   Pienso, además, que hemos de procurar educar a nuestros alumnos en libertad sin pretender imponerles ningún tipo de dogmatismo –tanto religioso como político- para que puedan elegir su propio camino. De hecho he tenido alumnos que, hoy en día, ocupan cargos, más o menos relevantes, algún alumno ha estado dentro de un partido de derechas y otros, por el contrario, en partidos de izquierdas, mientras que otros exalumnos han optado por el sacerdocio como su sistema de vida o, por el contrario, llevan una vida más laica y apartados de todo principio cristiano pero siguen unos principios éticos que les hacen ser igualmente válidos para la sociedad actual.

   En definitiva, la actitud del profesorado ante sus alumnos ha de ser de disponibilidad y cercanía, buscando la empatía entre el profesor y sus alumnos, siendo optimista y positivo en el aprendizaje, educando sin dogmatismo alguno pero teniendo en cuenta, que han de existir ciertas normas de conducta que, a ser posible, se han de consensuar entre todos.

   Benedicto Cuervo Álvarez
————–
Otros temas relacionados:
El difícil papel del educador
Respeto y autoridad
Otros artículos de PROFESORES
TERTULIAS DIALOGADAS
Relación profesor alumno

Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: