La autoridad como servicio

Autoridad

   El ejercicio de la autoridad siempre ha sido un debate inacabado, tanto en la sociedad como en el ámbito familiar y escolar.

   Podemos distinguir varias fases sucesivas en el ejercicio de la autoridad: pensar, informarse, decidir, comunicar claramente las normas de conducta y hacerlas cumplir.. Los padres, cuando mandan algo, deben pensar por qué lo hacen: ¿por el bien de los hijos o por capricho o por manía personal? y cuando no mandan algo también deben preguntarse por qué no lo hace: ¿por sobriedad o por no complicarse la vida? ¿para que haya paz o por comodidad? También los padres tienen que tomar decisiones en forma de premios y castigos.

   Cuando se prescinde de alguna de las fases señaladas, se puede llegar al autoritarismo, que consiste en el ejercicio arbitrario de la autoridad o al abandonismo que consiste en “ceder en todo” y no ejercer la autoridad.

   A pesar de las dificultades internas y externas para llevar a cabo la autoridad, los padres y profesores han de perseverar en su misión para conseguir la mejora de la autonomía y la responsabilidad de los hijos-alumnos. En el fondo hay dos posturas contrapuestas: el afán de servicio y el afán de dominio.

   El afán de dominio puede darse cuando los padres consideran a los hijos como objeto de su propiedad o cuando se proyectan en ellos para que sigan un camino personal o profesional a su gusto o cuando los lucen como cosas que se tienen.

   A veces un cónyuge tiende a dominar a sus hijos cuando se siente dominado por el otro cónyuge o cuando es dominado en el trabajo o en las relaciones sociales. En cualquier caso, la autoridad así entendida es incompatible con la verdadera autoridad como servicio. Se puede hablar de autoridad pero ya no lo es: han cambiado sus fines.

   La autoridad de los padres es un servicio imprescindible si se ejerce correctamente. En ocasiones habrá que armonizar las actitudes de respeto y de exigencia. Otras veces habrá que estimular a los pequeños en su comportamiento, pero siempre respetando su libertad.

   La libertad como servicio se manifiesta en detalles de ejemplo, de buen humor y de firmeza. En un clima de naturalidad, sin formalismos ni claudicaciones, contribuye a crear un clima de seguridad interior en la personalidad de los hijos, porque es consecuencia de un amor verdadero.

   Arturo Ramo García. http://www.aplicaciones.info
——————-
Otros temas relacionados:
Lograr una autoridad posiviva
Respetabilidad razonada
Otros artículos de DISCIPLINA
Ejercicios interactivos de AUTOEDUCACIÓN
La autoridad no puede ser un poder sino un servicio

<a href="mailto:?subject=Lectura recomendada&body=Te recomiendo leer este articulo sobre 'LEnviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: