Libertad o imposición ideológica

Educación

“Los filósofos hasta hoy, han tratado de comprender el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. Esta frase del político Karl Marx, señala la meta del marxismo ateo, una ideología, la de la dictadura del proletariado, que se implantó en Europa y en gran parte del mundo en el pasado siglo XX, transformándolo de acuerdo con su modo de pensar para mejorarlo según su criterio,pero que por desgracia resultó un gran fracaso que conllevó la pérdida de la  libertad en muchas naciones y la eliminación física de millones de personas que trataron de oponerse a sus designios.

La religión católica se basa en la Revelación y en las enseñanzas de Jesucristo su fundador y se puede decir también que en cierto modo es una ideología que trata de transformar el mundo mejorándolo, por medio de la libertad, el perdón, el respeto a la verdad, la misericordia y el amor hacia todos los hombres, incluso a los enemigos.

Todas las demás ideologías distintas del catolicismo, han sido y son puramente humanas, -no hablo de religiones no reveladas o inventadas por los hombres-, sino del fascismo, nazismo, populismo, socialismo radical y sobre todo el marxismo, todas ellas tienen raíz atea, y aseguran que quieren el bien para todas las personas pero tienen como premisa la imposición de sus principios a todos, sin esperar a que los ciudadanos los acepten. Es más, suelen amenazar con revoluciones, insultos, injurias, multas, y sanciones a todos aquellos que no las aceptan cuando alcanzan el poder.

No actúan así los verdaderos discípulos de Jesucristo, sino que tratan de convencer a los demás con razones y argumentos, dejando a las personas que, en uso de su libertad, las acepten libremente sin ningún tipo de imposición. En eso se distinguen general y esencialmente los creyentes en Dios de los no creyentes, seguidores de cualquier ideología.

Lo curioso es que, ambas formas de vivir y de pensar, pretenden difundir y desarrollar sus principios hasta el máximo posible en la sociedad, solo que hay de entrada, una diferencia fundamental: el catolicismo o cristianismo, nunca pretende defender sus postulados imponiéndolos a la sociedad y a las personas en particular, mientras que las demás ideologías siempre lo pretenden en mayor o menor medida e incluso con actitudes totalitarias que no permiten el desacuerdo o la disidencia.

Hay otra diferencia esencial que se refiere a lo que llamamos sentido común, que consiste en atenerse fielmente a la realidad objetiva y a lo que dictamina o aprueba la ciencia empírica, que procuran respetar siempre las personas católicas bien formadas, sin contradecir nunca a esa realidad verificable, mientras que los ideólogos, especialmente aquellos que defienden las ideologías mencionadas al principio, no tienen inconveniente en mentir, forzar, cambiar o tergiversar esa realidad para conseguir imponer a los demás sus ideologías.

Algunos afirman que el sentido común ha fallecido y lo demuestran con múltiples ejemplos de la vida corriente y ello se ha producido porque el marxismo ateo, en sus diversas formas actuales, ideología de género, feminismo radical, liberalismo radical, etc. se ha impuesto en las sociedades occidentales imponiendo el modo de ser y de pensar a millones de personas bajo la falacia de defender la libertad absoluta de las personas para decidir lo que quieren ser, hombre o mujer, heterosexual u homosexual, lesbiana o bisexual y ello con el pretexto de evitar la discriminación de quienes deciden el cambio de sexo. Pero en la realidad no es así, puesto que lo que consiguen es incrementar los problemas, los sufrimientos y las desgracias a todos con su sectarismo totalitario.

En definitiva hay dos modos de cambiar el mundo: el impositivo del ateísmo marxista y sus afines, o el libre y voluntario del catolicismo o cristianismo que basa el cambio del modelo de Sociedad y de Estado, en la fe en Dios, el sentido común, el respeto humano, la verdad científica y la coherencia de vida.

Roberto Grao Gracia

3 comentarios sobre “Libertad o imposición ideológica

    1. No seas condescendiente, si usted estudia la histora verá que es asi, de hecho, el papa Juan Pablo II pidió perdón repetidamente por las acciones de la iglesia (y cito) «Amables señoras y señores, el problema de la Inquisición pertenece a un período difícil de la historia de la Iglesia, al que ya he invitado a los cristianos a volver con corazón sincero. En la carta apostólica Tertio millennio adveniente escribí textualmente: «Otro capítulo doloroso sobre el que los hijos de la Iglesia deben volver con ánimo abierto al arrepentimiento está constituido por la aceptación, manifestada especialmente en algunos siglos, de métodos de intolerancia e incluso de violencia en el servicio a la verdad»» Esto está en la página oficial del vaticano: https://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1998/october/documents/hf_jp-ii_spe_19981031_simposio.html ¿Dirias que utilizar violencia «al servicio de la verdad» es imponerse a la sociedad?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s