STEPHEN HAWKING Y DIOS

 

Educación

Siempre he tenido mucho respeto por los ateos. Por los ateos, si, por el ateísmo ninguno: me parece otra forma estúpida de religión. Y ello es porque un ateo necesita todos los días, repito todos, un impulso muy grande que le haga vivir. Y eso es muy difícil de hallar. Despertarse todos los días y encontrar a lo largo de todos ellos, motivos para vivir, me parece una tarea de titanes si no se cree en Dios.

Por ello admiro a Stephen Hawking, a pesar de una enfermedad terrible (la ELA) que le iba paralizando lenta e inexorablemente, llegó a la edad de 76 años, manteniendo una actividad increíble para su inmovilidad, y demostrando que siempre hay motivos para vivir, aunque se sufra una enfermedad como la ELA, y a pesar de su ateísmo.

Porque ahora que ha fallecido, se incide de una manera insidiosa, en que Hawking era ateo, sobre todo; incluso antes que un astrofísico extraordinario y una persona admirable. Detrás de tanta reiteración, creo yo, que existe una especie de declaración de intenciones ateizantes, algo así como: “Mirad, mirad, he aquí un gran científico y es ateo”. Como si ambas cosas debieran ir unidas, como si fuera imposible que un científico fuera religioso. La Ciencia es el progreso y el avance y la Religión el retroceso y la incultura. Craso error, hay muchísimos ejemplos de científicos notables que son personas creyentes, luego dicha idea no se sostiene. Por ejemplo, el Padre Georges Lemaître, primer propagador de la teoría del Big Band, o la Gran Explosión.

Gagarin, primer explorador astronauta y soviético, dijo: “Dios no existe, he salido de la atmósfera y no lo he visto”. Todo el mundo rió aquella inocencia, porque Dios no puede entrar en las ecuaciones de la Física, o no sería Dios. Pero sin embargo se puede sentir su “presencia” de muchas formas, solo hay que abrirle un poquito la puerta de nuestro corazón.

Me imagino la cara de sorpresa de Hawking diciéndole: “¡Pero, si existes!”. Espero que Dios en su infinita misericordia lo lleve consigo, a pesar de su ateísmo (Dios es muy bueno y supongo que el sufrimiento por su enfermedad le suma muchos méritos, y de algún modo estudiar el Universo es reconocer la inmensidad de su creación) y dentro de algún tiempo, poder darle un codazo suave en el costado y decirle: “Stephen, estabas equivocado”.

Alejandro Pérez

Un comentario sobre “STEPHEN HAWKING Y DIOS

  1. ¡Hola!

    Su artículo ha sido muy bueno, y ha mantenido una cortesia que intentaré imitar.

    Personalmente, no encuentro muy dificil encontrar razones para vivir, hay cosas hermosas y maravillosas que disfrutar cada dia, sobre todo cuando compartimos nuestras alegrias (y nuestras penas) con nuestra familia y amigos.

    Una pequeña obsevación, Gagarín no mencionó esas palabras, pues el era miembro de la iglesia ortodoxa rusa.

    ¡Un saludo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s