Borrador de Propuesta de Manifiesto sobre la Felicidad humana

red and black flowers
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Las personas relacionadas al pie de este documento, todas ellas mayores de edad, pertenecientes a las más diversas profesiones,clases sociales y Asociaciones, usando la libertad de expresión que reconoce el Artículo 20 de la Constitución Española, conscientes de los peligros que entrañan las ideologías radicales y totalitarias que se están imponiendo actualmente, mediante leyes restrictivas que coartan la libertad, la igualdad y la fraternidad de los ciudadanos, en muchos países de la UE y del Mundo a través de la ONU, necesarias para vivir en paz y concordia de unos con otros, e impiden la prevalencia de la Justicia y el Derecho, entre los Pueblos y las Naciones,

MANIFESTAMOS:

Introducción

1º Que el ser humano, desde que alcanza a tener uso de razón y aún antes, aspira a la felicidad, a una felicidad duradera que no pueda perderse fácilmente.

 Que esa finalidad que le acompaña toda su vida, trata de conseguirla de dos modos posibles: bien mediante el placer que le proporciona la sexualidad con otras personas egoístamente, sin límites, sin responsabilidad, o bien por medio del placer que le dan esas mismas personas generosamente, mediante el uso y disfrute de una sexualidad moralmente responsable.

3º En el primer caso, puede utilizar su propio cuerpo o el de los demás, absolutamente libre de responsabilidades, sin pensar en las consecuencias que sus actospueden sobrevenirle a él o a las otras personas.

4º Esta utilización egoísta del placer le satisfará momentáneamente, pero a continuación le producirá la amargura de la soledad al auto-inculparse de una acción inmoral e indigna, y a compartir el rechazo con las personas con las que ha participado para conseguir su satisfacción egoísta, lo cual, de persistir en ese modo de comportarse, le conducirá inexorablemente a la angustia y de ahí a la desesperación, y finalmente al suicidio.

5º En el segundo caso, el de la búsqueda del placer compartido con el que trata de conseguir la felicidad, generosa y responsablemente, podrá sufrir la decepción de no conseguirla, pero no la amargura, ni la angustia ni la desesperación, porque su voluntad ha sido respetuosa con el bien propio y ajeno, y porque no ha usado su cuerpo ni el de los demás para satisfacer su placer inmoral e irresponsablemente.

La alternativa es clara: o bien el ser humano controla sus pasiones y obtiene la paz y con ella la posibilidad de ser feliz, o bien se deja dominar por ellas y se hace un desgraciado incapaz de conseguir la felicidad.

Lo que se debe hacer para ser feliz

6º De ahí la necesidad y el deber de cultivar las virtudes humanas como la sinceridad, la nobleza y la responsabilidad entre otras, para procurar el bien y la felicidad a sí mismo y a los demás, virtudes que debemos procurar vivir todos los seres humanos si queremos lograr la felicidad.

7º Que el ser humano está normalmente determinado por el sexo con el que nace, hombre o mujer, y al que debe atenerse para preservar su dignidad y tener posibilidades de alcanzar la felicidad y la madurez en su vida. La sexualidad humana es un hecho binario, biológico y objetivo, nunca es consecuencia de la voluntad individual.

8º Que ninguna ley puede aducir el derecho a cambiar de sexo arbitraria, voluntaria y caprichosamente a las personas, porque irá contra la posibilidad de la felicidad real, verdadera y duradera a la que todos aspiran, porque el sexo no es una construcción social, es una realidad que fundamenta la identidad y la personalidad de cada individuo. No es verdad que “la mujer no nace, se hace” como dijo S. de Beauvoir. La persona nace y se hace, tanto si es hombre como si es mujer. No existe la diversidad sexual, fuera de los dos sexos naturales.

9º Que el género es un concepto y un término gramatical que se usa para especificar la masculinidad, o la femineidad de una persona, o un animal. Nadie nace con un género, todo ser humano nace con un sexo biológico determinado. Sólo las cosas no tienen sexo ni género, por lo que a estos efectos, son siempre neutras. Utilizar el género como sustituto del sexo es un fraude, destinado a engañar a personas ingenuas o poco cultas.

10º En consecuencia, es falso que el ser humano tenga libertad para orientar libremente su sexualidad, para tratar de obtener su felicidad, puede hacerlo porque es libre, pero sufrirá siempre la equivocación y la amargura de su decisión y se sentirá más o menos defraudado permanentemente por ello, aunque alardee de su decisión.

Quien piense y afirme lo contrario, se está engañando a sí mismo o a los demás; determinar libremente la orientación sexual es una aberración, un acto poco sensato e incoherente con la naturaleza humana que todos debemos respetar.

11º También es falso de toda falsedad sugerir o recomendar al ser humano que trate de conseguir la felicidad, alterando, modificando o determinando libremente su sexualidad, porque entrará en una situación constante de angustia y decepción al no conseguir sus propósitos de modo estable y gratificante, y verse envuelto en una dinámica de inquietud psíquica y física, propias de los actos contra natura.

12º El ser humano se compone de inteligencia, voluntad y sentimientos, que debe desarrollar armónicamente a lo largo de su vida si quiere ser feliz. La prevalencia de los sentimientos sobre la inteligencia y la voluntad, conduce a las personas a la inestabilidad y a la auto-defraudación e inmadurez, porque las infantilizan.

Lo que se debe evitar para ser feliz

13º Recomendar o enseñar a los niños que pueden hacer con su cuerpo lo que quieran, impulsados por sus emociones o sentimientos, facilitándoles la sexualidad aun antes de haber alcanzado la pubertad, es un hecho de unas consecuencias absolutamente perjudiciales para la salud mental y psíquica de los niños, es introducirles en su cerebro un trauma perturbador de muy difícil solución en el futuro.

14º Hay que decirlo claramente: no existe la libertad humana de cambiar de sexo ni de género; pensar y afirmar lo contrario es aferrarse a una pretensión peligrosa e inútil para la persona, que además no puede demostrarse ni verificarse de un modo definitivo y concluyente. Lo sensato es aceptar el sexo y el género consiguiente que recibimos todos al nacer.

15º La persona no puede caer en el sentimentalismo dando prioridad a lo que siente sobre lo que sabe, lo que piensa y lo que desea, porque esa prioridad le llevará al fracaso de no poder ver cumplidas sus aspiraciones de felicidad verdadera.

16º Lo importante es razonar, reflexionar y adquirir las virtudes que nos permiten a todos los seres humanos hacer el bien de forma estable, a nosotros mismos y a los demás y evitar hacernos o hacerles daño a otras personasconscientemente.

17º Manifestar estas opiniones u otras cualesquiera, siempre que no expresen odio, es un hecho amparado por la libertad de expresión propia de toda sociedad democrática y no tiránica, la cual no puede ser conculcada por cualquier persona, partido o asociación que se diga democrática.

18º Toda persona demócrata debe tratar a las otras de modo respetuoso y fraterno, como titular de los mismos derechos y obligaciones en la sociedad, sin que pueda amenazar, insultar, calumniar o maltratar con violencia o sin ella, a otras personas porque piensen u opinen de forma distinta o incluso contraria.

19º La discriminación consiste en tratar a los iguales como desiguales y a los desiguales como iguales. No merece el mismo trato quienes tienen mayores responsabilidades que otros en la sociedad. No obstante, la deferencia, la amabilidad y la cortesía las debemos expresar a nuestros conciudadanos constantemente, a todos por igual.

20º Tolerar es aceptar el mal sin aprobarlo, para evitar rechazar tajantemente las acciones de otros que no suponen un agravio o maledicencia importante. Si el agravio infligido a alguien es importante, hay obligación de no tolerarlo.

21º La igualdad absoluta entre las personas no es real, más aún, es imposible. Lo deseable es evitar el trato desigual, injusto, desproporcionado o excesivo entre las personas de una misma profesión, oficio, categoría o posición social con las mismas atribuciones y responsabilidades.

22º Un derecho humano es verdadero cuando se ajusta a las características de la naturaleza humana rectamente entendida, en cuanto se refiere a su corporeidad, sus cualidades físicas naturales y a su espiritualidad. Existe la posibilidad virtual pero no el derecho, a cambiar de sexo o de género por simple voluntad del individuo.

23º No existe el derecho a matar a otras personas, salvo el caso de defensa propia o de guerra declarada. El aborto provocado, que es la muerte de un ser inocente, nunca ha sido, es, ni puede ser un derecho.

24º No existe el derecho de la madre embarazada a disponer libremente de lo que se ha gestado dentro de su cuerpo, porque es una persona humana en gestación que tiene también su derecho a nacer y debe ser respetada.

25º El matrimonio es la unión conyugal entre un hombre y una mujer, con la finalidad de amarse, respetarse, quererse, y ayudarse en las diversas vicisitudes de la vida en común, con vistas a tener descendencia. Cualquier otra forma de unión conyugal, no puede denominarse matrimonio, porque es una falsedad manifiesta.

26º No existe el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo porque poseen la misma naturaleza sexuada y no pueden tener descendencia. Sólo el hombre y la mujer, complementándose y uniéndose sexualmente pueden tener descendencia natural.

27º La familia, fundada en el matrimonio de un hombre con una mujer y los hijos si los hubiere, constituye un “patrimonio de la humanidad”, una institución social fundamental; es la célula vital y pilar de la sociedad y esto afecta tanto a creyentes como a no creyentes.

28º El lenguaje que utilizamos las personas para comunicarnos, es siempre un organismo dinámico y vivo que se modifica de modo natural por su utilización habitual por los seres humanos dotados de inteligencia y capacidad de expresión. No es de recibo ni se puede modificar el significado de las palabras por intereses personales o de grupo, lo que supone un ataque fraudulento a este medio de comunicación personal, fundamental en las relaciones humanas.

29º Todas las personas libres organizadas en un régimen democrático de convivencia, están obligadas a respetar todos los símbolos y a las personas vivas o fallecidas que representan las creencias, convicciones y sentimientos de otras personas, bien sean de carácter patriótico, religioso, militar o civil, siempre que con su actuación, no representen una ofensa objetiva a otras que no piensen del mismo modo.

30º Todos los padres responsables de sus hijos quieren lo mejor para ellos, que logren una personalidad madura, honrada y honesta, que les permita obtener una posición holgada en la sociedad y, sobre todo que sean felices.

31º Para conseguirlo y según el Artículo 26, 3, de La Declaración Universal de los Derechos Humanos “Los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. De acuerdo con dicho artículo, todos los países democráticos están obligados a respetar la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos, y a no perturbar ni usurpar esa responsabilidad fundamental paternal bajo ningún pretexto. Ningún Gobierno de ningún país democrático constituido legítimamente, puede emitir leyes y disposiciones que restrinjan, substituyan o anulen ese derecho de los padres.

32º No obstante, es responsabilidad de los poderes públicos colaborar con los padres en la enseñanza y en la instrucción de los niños y de los jóvenes, a fin de que logren una formación intelectual que les capacite para ejercer en su día una profesión que les permita obtener los ingresos necesarios para su subsistencia, pero no pueden ni deben substituirlos en ningún caso, en la tarea de su educación para la vida, que es preferencia prácticamente exclusiva de los padres o de sus tutores o parientes más cercanos, en ausencia de aquéllos.

33º Cuando se respeta y acepta la naturaleza humana sexuada recibida al nacer, bien como hombre o como mujer, así como el matrimonio y la familia naturales, la persona se halla en camino de conseguir la felicidad. De lo contrario, la felicidad humana se aleja del individuo y se torna imposible a corto, medio o largo plazo.

Roberto Grao Gracia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s