Tú no juegas ¡haces trampa!

Jugar

   Nuestro hijo empieza a tener su propio mundo. Continúa jugando a escenificar las vivencias y experiencias de su día a día y está aprendiendo a jugar a juegos de reglas. A veces se enfada sin razón aparente y empieza a llorar. La verdad es que hay momentos en los que no sabemos lo que le pasa. Pero lo mejor de todo es que ha empezado a tener buenos amigos y juega con ellos en todo momento. Bueno, a menudo también se pelean… Sigue leyendo “Tú no juegas ¡haces trampa!”

El juego y los juguetes de 2 a 4 años

11.gif

   ¡Qué bien! Ahora que ya camino como si lo hubiera hecho toda mi vida y hablo todo lo que puedo y mucho más… ¡puedo jugar a tantas cosas! Pero mis juguetes se me están quedando “pequeños”. Ahora quiero pinturas de colores, casas de muñecas, un triciclo, un juego de construcción para hacer una granja y poner dentro a todos mis animales, ¿y qué más…? ¡Ah! ¡Y muchos disfraces! Sigue leyendo “El juego y los juguetes de 2 a 4 años”

¡Hoy tengo partido!

11.gif

   “¿Ya tienes preparada la bolsa de deporte? ¿Has cogido la toalla? ¿Quién juega de portero? ¿Que no ha llegado el entrenador?”… ¡Uf! Se podía haber dedicado a otra cosa, pero al final todos nos empeñamos en que hiciera deporte y ahora empieza el campeonato y ya no vivimos. Total, pierden dos de cada tres partidos pero… en fin, lo importante es participar, ¿no? Pues venga, a participar. Sigue leyendo “¡Hoy tengo partido!”

Tener un mal día y descargar el mal humor en los hijos

Alegría

   Hemos tenido un mal día en el trabajo, entramos en casa y lo encontramos todo patas arriba: el suelo lleno de juguetes mientras nuestro hijo juega con el mando a distancia. No ha hecho ninguna de las tareas que le habíamos asignado y, entonces, nuestro mal humor estalla de manera desmesurada. ¿Cómo podemos evitar herir al niño con nuestras palabras? ¿Puedo convertir el mal humor en un discurso instructivo? Sigue leyendo “Tener un mal día y descargar el mal humor en los hijos”

El tiempo libre

Jugar

   Los padres y educadores saben que el juego ocupa un lugar destacado en la vida del chico. Para el niño, gran parte de su vida es jugar. Además de su vertiente divertida, el juego tiene un gran valor educativo, porque desarrolla facultades como la atención, la resistencia física, la disciplina personal ante las reglas establecidas, el dominio de sí y el razonamiento, entre otras cosas. Sigue leyendo “El tiempo libre”